08/07/2020

Deportes

FUERTE RELATO

El expresidente de River hablo sobre el escándalo entre Tuzzio y Ameli: "Fue un infierno"

José María Aguilar habló del escándalo que tuvo lugar en el vestuario de River y que causó repercusiones a nivel mundial.

El expresidente de River, José María Aguilar, habló del escándalo que se desencadenó hace 15 años cuando Eduardo Tuzzio acusó a Horacio Ameli de tener un amorío con su esposa. "Fue un inferno", resumió.


"Fue una situación muy perturbadora hacia adentro y de repercusiones incalculables hacia afuera. Una revelación de esta naturaleza abre puertas insondables, una Caja de Pandora. La infidelidad, escenificada en el principal equipo de la Argentina, despierta una curiosidad y sensibilidad insuperables", dijo Aguilar.

El ex dirigente dijo que en pleno vestuario, Tuzzio se paró enfrente de todos y dijo: "Les quiero contar a todos lo que hizo este hijo de mil p... que decía ser mi amigo. El malparido se está acostando con mi mujer desde hace dos meses", señalando a Ameli.

"La postura más estricta y principista implicaba separar a ambos futbolistas para evitar los ruidos consecuentes, pese a que nadie podía asegurar que esos mismos ruidos no provocaran divisiones en un equipo que estaba en plena competencia. La permanencia de ambos era una prueba de liderazgo muy severa para el cuerpo técnico y los dirigentes, y un mensaje muy claro en cuanto a las reglas a seguir. Optamos por la segunda opción, la de que los dos permanecieran en el plantel. Le dimos prioridad al aspecto deportivo", agregó. Sin embargo, un River sin luces, se quedó sin nada.

"En todo el club se generó una situación muy desagradable, cambió la fisonomía y el ambiente que se respiraba. Fue algo de muy alto impacto. Mi obligación era guardar la discreción que todavía mantengo en este relato. Tampoco me correspondía conocer los detalles íntimos del asunto. Es un tema que me cuesta mucho, que me llevó a enfrentarme con conductores de programas de chimento, agregó con prudencia.

"De la Copa nos eliminó San Pablo, que tenía un equipazo, y que luego fue el campeón. El partido de visitante por poco no se suspende por el escándalo que provocó la policía, que reprimió de una manera terrible. Igual, River podría haber ganado y ahí sí creo que tuvo influencia esta cuestión de Ameli y Tuzzio. Había un acumulado desde que se destapó el caso y el hartazgo empezaba a correr. Estos temas urticantes provocan disgregaciones que se darían en cualquier oficina y hasta en una sala de lectura. Con el diario del lunes se puede decir que no adoptamos la decisión correcta. Pero con la otra opción, la de marginar a uno o a los dos, nadie puede asegurar que hubiésemos sido campeones", resumió.



Recomienda esta nota: