02/08/2020

Deportes

FÓRMULA 1

VIDEO: Lewis Hamilton ganó una carrera con sólo tres ruedas en un final de película

El Gran Premio de Gran Bretaña tuvo todos los condimentos.

El británico Lewis Hamilton se quedó con un Gran Premio de Gran Bretaña con un final de película. El piloto de Mercedes, que dominó a voluntad casi toda la competencia, dio la última vuelta con un neumático destruido y solo conservó el primer puesto porque Max Verstappen había entrado a boxes para lograr el récord de vuelta con gomas nuevas. Además el otro Mercedes, el de Valtteri Bottas, que venía segundo, también pinchó una rueda en ese mismo cierre y terminó relegado en las posiciones.


El comienzo ya había sido accidentado y apenas iban dos vueltas cuando tuvo que salir por primera vez el safety car a raíz de un toque entre Alexander Albon y Kevin Magnussen, que dejó a este último fuera de competencia.

Una vez que el auto de Magnussen fue retirado de pista y salió el auto de seguridad, el escenario se estabilizó con una historia conocida: el claro dominio de Hamilton adelante, seguido por Bottas y luego el pelotón del resto.

El escenario volvió a sacudirse en la vuelta 13, cuando el ruso Daniil Kvyat se fue de pista en una curva y sufrió un fuerte impacto del que afortunadamente resultó ileso. Pero mientras tanto tuvo que volver a salir el auto de seguridad y todos aprovecharon para pasar por boxes a hacer el recambio de neumáticos.

La frustración de Kvyat luego del accidente que lo dejó fuera de carrera. (Foto: AP)

Cuando volvió a dejar la pista el safety car -no sin que antes aparecieran en la transmisión televisiva las quejas de Hamilton por considerar que circulaba "demasiado lento"-, la carrera retomó la mecánica de los últimos tiempos de la Fórmula 1.

Ya con neumáticos frescos, Hamilton volvió a quedar tranquilo en la punta con su Mercedes, secundado por un Bottas veloz que le cuidaba las espaldas. Pero que ni siquiera debía esforzarse demasiado para eso: la competencia más cercana que asomaba era un lejano Max Verstappen. Cada vez que el neerlandés -muy cómodo también en relación a Charles Leclerc, afianzado en la cuarta posición- apretaba el ritmo, los Mercedes se acomodaban y volvían a sacarle la ventaja suficiente como para evitar cualquier disgusto.

La carrera entonces transcurrió plácidamente hasta el final con un libreto reiterado en esta última temporada y que venía ya de 2019: Hamilton y los Mercedes firmes adelante. Nada hacía prever el increíble final que tendría la carrera.

La primera novedad fue el reventón de neumático de Bottas, escolta de Hamilton, que generaba variantes en lo más alto de la clasificación. Verstappen subía, por lo pronto, al segundo lugar, pero... ¿qué ocurría mientras tanto con el neerlandés?

Imagen

Red Bull había decidido que el bueno de Max ingresara a boxes para, con neumáticos frescos, ir por el récord de vuelta y alcanzar un punto extra. Una decisión que terminaría costando carísima. Porque mientras Hamilton ingresaba al último giro, él también reventó una de sus ruedas.

Ya sin chances de meterse a boxes para un reemplazo rápido, Hamilton tuvo que emprender todo el último giro con su neumático destruido mientras veía cómo Verstappen se le acercaba a pasos agigantados. Y detrás, el español Carlos Sainz también reventaba su neumático cuando tenía buenas chances de subirse hasta el cuarto lugar.

En ese final apasionante, Hamilton cruzó con el empuje final la línea de meta y aseguró otra victoria para Mercedes, que esta vez no pudo lograr el 1-2 pero lo ve crecer en la cima del campeonato. Segundo quedó entonces Verstappen y tercero Leclerc, que consiguió gracias a ese insólito desenlace subirse al podio.





Recomienda esta nota: