26/07/2021

Deportes

JUEGOS OLÍMPICOS

Durísima caída de la Selección Argentina de Básquet contra Eslovenia en el debut en Tokio 2020

La buena actuación de Luis Scola y el buen aporte del santiagueño Gabriel Deck, no sirvió de nada ante la supremacía de la estrella de la NBA Doncic.

La Selección Argentina de básquet no tuvo un buen arranque en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tras la dura derrota ante Eslovenia por 118 a 100, por el primer partido del Grupo C. El santiagueño Gabriel Deck estuvo en cancha 26:35 y anotó 17 puntos.


Los parciales del encuentro, válido por la zona C, fueron los siguientes: Eslovenia 32-24, 62-42, 88-66 y 118-100.

El todo-terreno Doncic, figura de la NBA en los Dallas Mavericks, diseñó una estupenda actuación, con una renta de 48 puntos (12-15 en dobles, 6-14 en triples, 6-7 en libres), 11 rebotes, 5 asistencias y 3 bloqueos en los 31 minutos que permaneció en el rectángulo de juego.

En el equipo argentino, que orienta el DT bahiense Sergio Hernández, el capitán Luis Scola se erigió –una vez más- en la principal alternativa de ataque.

El exjugador de los Houston Rockets, Toronto Raptors e Indiana Pacers de la NBA inició la quinta cita olímpica de su carrera (también estuvo en Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012 y Rio de Janeiro 2016) con un aceptable desempeño que incluyó un balance de 23 unidades (9-14 en dobles, 0-4 en triples, 5-7 en libres), 4 rebotes, una asistencia y una tapa en 27m.

Argentina no pudo controlar a Luka Doncic y perdió en el debut ante Eslovenia

El base de los Denver Nuggets, Facundo Campazzo, firmó una planilla con 21 tantos, 6 rebotes, 4 pases gol y 3 recuperos, mientras que el alero santiagueño de los Oklahoma City Thunder, Gabriel Deck, terminó con 17 puntos y 8 rebotes.

Desde el comienzo, el ‘Tifón’ Doncic arrasó la defensa argentina. El estratega esloveno no sólo castigo a distancia (3-4 en triples en el primer capítulo) sino que también se animó a las penetraciones al canasto, para redondear 17 tantos en los primeros 10m.

En ese arranque, con altibajos, el equipo del DT Hernández le cambió alternativamente la marca al astro de los Dallas Mavericks.

Sobre el joven estratega de 22 años fueron indistintamente Campazzo, Vildoza, Garino, Bolmaro y Deck. Pero ninguno pudo detener al goleador del partido que, a fines del primer tiempo, ya ostentaba una insólita colecta de 31 de los 62 totales que había conseguido Eslovenia, que llegó a esta cita, a través de un repechaje en Lituania, a principios de mes.

A esa altura, Argentina tampoco mostraba solidez bajo su propio canasto, exhibía escasa puntería en los tiros exteriores (2-18 en triples para los primeros 20m.) y denotaba escasa fluidez en la circulación del balón. La derrota por veinte puntos (42-62) al cierre del primer período semejaba un buen negocio.

En el tercer segmento, Eslovenia se escapó y logró una diferencia máxima de 28 (84-56, a falta de 2m. 27s. para la conclusión del cuarto) ante una Argentina que había perdido la línea característica.

En el último parcial, el conjunto europeo reguló el ritmo, le dio protagonismo a otros actores de reparto (caso Klemen Prepelic, del Valencia de España) y sentó a Doncic antes de la finalización.

El equipo argentino, con el empuje de Scola y algunas conversiones de Campazzo ‘maquilló’ la holgada caída, aunque la sensación que quedó flotando en el ambiente es que al equipo todavía le falta engranaje colectivo.

Argentina volverá a jugar este jueves desde las 9.00 de Buenos Aires ante el campeón mundial en China 2019, España. Mientras que el domingo 1 de agosto cerrará su actuación en el grupo C midiéndose con el local Japón, que dirige el DT Julio Lamas.



Recomienda esta nota: