20/11/2022

Deportes

con polémica

Con otro arbitraje escandaloso de Espinoza Instituto de Córdoba volvió a la Primera División

Empataron 1 a 1 ante Estudiantes de Caseros, en la final de vuelta del torneo Reducido de la Primera Nacional. De esta manera, se suman a otro equipo cordobés que logró lo mismo recientemente.

Instituto de Córdoba logró el sábado a la noche el ascenso a Primera División tras empatar 1 a 1 ante Estudiantes de Caseros, en la final de vuelta del torneo Reducido de la Primera Nacional, y beneficiarse con la ventaja deportiva tras el 0-0 de la ida.

Los fanáticos coparon el estadio de Alta Córdoba con más de 27.000 personas, que verán al ‘albirrojo’ en la máxima categoría tras 16 años en la Primera Nacional.

El visitante abrió el marcador por intermedio del marcador central Juan Cruz Randazzo a los 14 minutos del primer tiempo, mientras que Fernando Alarcón a los 11m. del complemento marcó la igualdad para la ‘Gloria’.

Antes había sido todo del local, que salió decidido a buscar el arco rival y aunque sin inquietar cerca del arco de Lucas Bruera, fue el que tomó la iniciativa desde el arranque.

Sin embargo, se acomodaba en el campo el ‘Pincha’ y logró emparejar el trámite, hasta que llegó el tanto de Randazzo, que ganó en la puerta del área chica y con un frentazo claro acomodó la pelota junto al palo de Carranza, que nada pudo hacer para evitar la caída de su valla.

Con el resultado favorable, los dirigidos por Walter Otta se sintieron cómodos con el desarrollo del juego, porque se abroquelaron bien en su campo, juntaron líneas de volantes y defensa, para cortar todo intento del local, que no lograba romper ese cerco, y con el correr de los minutos subía los nervios y la ansiedad.

Un arresto individual de Claudio Pombo, que corrió por el centro del campo y remató apenas desviado luego de dejar un par de rivales en el camino, fue lo mejor de la Gloria.

Los visitantes, en tanto, mostraban peligro cada vez que la pelota le llegaba a Facundo Castelli, y por esa vía se ilusionaba con ampliar el margen en el marcador.

Aunque el trámite dio un giro sobre los 40 minutos de esa etapa inicial, porque el lateral izquierdo visitante Lautaro Lusnig se fue expulsado por una fuerte entrada contra Giuliano Cerato.

Eso obligó a Walter Otta, que también fue expulsado, a mover rápidamente las piezas, mandó a la cancha a Diego López y sacó a Alan Cantero, y justamente el ingresado López salvó sobre la línea lo que era el empate de la ‘Gloria’, cuando Santiago Rodríguez había rematado tras vencer al arquero Bruera.

El hombre de menos fue demasiado problema para los de Caseros, que ya resignaban mucho en ataque y no podían descuidarse en el fondo, porque Instituto iba e iba, con más ganas que juego, pero decidido a alcanzar la necesaria igualdad.




Recomienda esta nota: