11/12/2018

Tucumán

Colegios católicos presentan su propuesta de Educación Sexual

En medio de la polémica por la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas del país, los colegios católicos de Tucumán elaboraron una propuesta concreta.
Ampliar (1 fotos)

¿que pasará con la educación sexual en las escuelas privadas tucumanas?

Se trata del denominado Diseño Curricular para una Educación Integral de la Sexualidad (EIS) con perspectiva personalista. Es un proyecto elaborado por el Consejo Superior de Educación Católica (Consudec) que ya fue presentado al arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Alberto Sánchez, con la aspiración de que sea aplicado a partir del año próximo.

“Hablamos de una propuesta personalista porque el eje de nuestro proyecto de Educación Integral de la Sexualidad es la persona, en todas sus dimensiones: biológica, psicoafectiva y socio-trascendente”, explicó la profesora María Victoria Morán Lemir, una de las coordinadoras del equipo.

El documento, de aproximadamente 100 páginas, comienza con el marco legal de la Educación Sexual Integral y de la propuesta del Consudec dentro de la ley Nacional de Educación que garantiza “una educación integral” y que reconoce a los padres como agentes naturales y primarios de la educación. También menciona la Constitución Provincial que hace referencia a la formación integral de la persona humana. Señala el rol de la escuela y los criterios metodológicos que se tendrán en cuenta para impartir los contenidos.

“Este trabajo es solo una primera parte, en la que se hace hincapié en los fundamentos, los propósitos formativos y los contenidos para trabajar cada nivel. En una segunda instancia se elaborarán las actividades y estrategias metodológicas para el docente en el aula y para futuros talleres con padres”, explicó.

En el nivel inicial, el EIS propone: “ayudar al niño a reconocerse como persona, a favorecer el aprecio y el cuidado del cuerpo, a que vaya reconociendo sus propios sentimientos y emociones y también se le enseña que cuide de su cuerpo y de sus órganos a través de la incorporación de hábitos saludables y de la virtud del pudor. A que propicie el desarrollo del amor dentro de la familia, y a que sepa prevenir cualquier situación que ponga en riesgo la integridad de su persona, incluidas situaciones de abuso o acoso sexual”, detalló Morán Lemir. “También son propósitos promover el cuidado de la vida en general y de la suya, en particular, y alentar al niño a dialogar con sus padres”, añadió.

Los temas en el jardín de infantes son: el conocimiento del cuerpo humano, los hábitos y el cuidado de la salud, el respeto de sí mismo y por su propio cuerpo, sus emociones y sentimientos, desarrollo de la autoestima y el ejercicio de la capacidad de amar.

“En cada nivel se trabajan aspectos biológicos, psicoafectivos y sociotrascendentes. En el nivel primario el proyecto abarca los dos ciclos. En el primero (los tres primeros años), el niño trabaja en el reconocimiento de su esquema corporal, en las diferencias biológicas de varón y mujer, en el cuidado de su intimidad, la protección de la vida humana, la prevención del abuso, el reconocimiento y expresión de sus pensamientos y emociones, la comunicación en el ámbito familiar y con su grupo de pares y en el respeto a los diversos modos de vida, entre otros temas.

En el segundo ciclo (últimos tres años) se anticipa y se prepara al niño para los cambios físicos, emocionales y sociales que se aproximan. Se trata de favorecer la aceptación de su crecimiento y de su propia sexualidad, y se favorece el juicio crítico con respecto a los mensajes de los medios de comunicación.

En el nivel secundario planteamos un propósito general para todo el nivel y otros específicos para cada ciclo. Se inculca la valoración de la sexualidad humana “como una forma de ser y estar en el mundo, que abarca la totalidad de la persona, en sus dimensiones física, psíquica, intelectual, emocional espiritual, ética y social. Una sexualidad que vinculada al amor permite alcanzar la plenitud y la felicidad”, describió la docente.

En cuanto a las actividades didácticas “no se hará nada distinto de lo que habitualmente hace cada docente. Se utilizarán las estrategias metodologías propias de cada nivel. Por ejemplo, en el jardín de infantes se trabajará con cuentos, canciones y juegos y se irá complejizando por nivel”, aclaró la profesora.

El equipo de trabajo estuvo integrado por Mónica Vera del Barco, Fabiana Chiarpotti, Susana Terán, María Rosa Sánchez, Eugenia Lobo, Cecilia Jurao, Laura Hinojo y la propia Morán Lemir. Son docentes de distintos niveles, psicólogos, psicopedagogos, profesores de diferentes disciplinas y hasta un genetista. (losprimeros.tv)


Recomienda esta nota: