10/04/2022

Espectáculos

PODEMOS HABLAR

Gonzalo Heredia se sinceró sobre la depresión: "hay que trabajar con ese ego"

Por: María Fernanda Maldonado
El actor de contó cómo se mantiene con los pies en la tierra y relató la pelea con el hombre del público.

Gonzalo Heredia se convirtió en una figura muy querida por su participación en la 1-5/18 y en esta oportunidad fue uno de los invitados en el debut de Podemos Hablar.  Frente a las cámaras, el actor decidió hablar de su experiencia con la depresión y de la importancia de generar alguna conexión real que permita mantener los pies sobre la tierra.

“En un momento de mi vida real empecé a construir en la realidad esa vida como el galán, el recio, el malo, se me instaló en la vida como forma de ser”, contó Gonzalo Heredia. Asimismo, recordó un momento en el que comenzó a confundirse profundamente, cayendo en depresión. “Una vez estaba nominado para los Martín Fierro, no sé si la primera o segunda vez y lo perdí y por eso estuve deprimido”, declaró.

“Estuve mucho tiempo sentado en mi casa sentado en el living mirando por la ventana todo un día, los premios son una caricia y hay que trabajar con ese ego”, comentó. Encontrarse en esa situación hizo que se diera cuenta de lo que realmente era importante. “A partir de ahí me di cuenta que no era yo esa imagen que estaba construyendo y una vez que pude reconstruir esa imagen me empecé a reír de eso”, agregó un poco divertido.

El forcejeo con una persona del público

Mientras realizaba la obra “El Monoplatos”, tanto los medios de comunicación como las redes sociales recuerdan el polémico forcejeo con un desconocido. “El tipo se empezó a poner denso y pasó lo que no tiene que pasar en el teatro que es que se empezaron a pelear entre el público…era una obra autogestiva y el pibe iba decidido a pelear. En un momento frenamos y le dije 'estamos tratatando de hacer esta obra y te invito a que te retires'”, relató Gonzalo Heredia.

En el calor del momento y aceptando hoy día que debió contenerse más, el actor admite que se comportó de manera violenta. “Se me voló la cabeza y lo fui a buscar. Subo, lo agarro del cuello y me lo llevo conmigo. En el pasillo fue ¡bum! y el pibe se fue corriendo”, contó. “Me arrepiento mucho porque no son formas pero el pibe fue a hacer eso. Por eso me da mucha impotencia, muy mala leche. Uno no le gusta a todo el mundo y está perfecto que sea así. Es una falta de respeto al pedo”, agregó finalmente sobre este evento.




Recomienda esta nota: