13/03/2020

Opinión

Qué tiene que ver la guaracha con el asesinato de mujeres

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Qué tiene que ver la guaracha con el asesinato de mujeres | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Qué tiene que ver la guaracha con el asesinato de mujeres

Escuchame aventurera// No te cruces en mi camino// Bastante ya me has hecho daño// Con otro amor.

Jorge Véliz y los Santiagueños

Cuando se machan los changos y están meta guaracha, siempre quieren matarla a la mujer, a la novia, me dice José Félix del barrio Cáceres. Eh, no, le respondo, ¿cómo puede ser?”. Cuenta que si están hasta el aca los amigos, con el aparato pasando la música a todo lo que da, después de varias horas de tomación intensa, se acuerdan de la ex y quieren agarrar un revólver, un cuchillo, lo que sea. Y salir disparados a matarla. Por qué. ¿Qué no has escuchao nunca guaracha? Nunca le presté atención a las letras, le aviso. Bueno, me notifica, muchas, pero muchas, ¿eh?, hablan de esa malvada mujer que lo engañó, es un asunto que se repite y se repite a lo largo de una larga tarde, hasta  bien entrada la noche y a los changos eso les hace davuelta la cabeza. De ahí a salir a pegarle, a matarla a golpes, hay un solo paso.

Pero la guaracha no tiene la culpa, trato de matizar. No, no por supuesto, pero sumá el alcohol, la reunión de amigos, la cultura que los vuelve machos antes que hayan conocido cómo es eso de ser hombres, la falta de la escuela, una vida embrutecida por el trabajo duro y el descanso solamente con la televisión, las sustancias prohibidas y tienen que explotar por alguna parte, me cuenta.

¿Entonces no hay salvación para los changos del barrio y principalmente para sus mujeres?, pregunto con candor. No, mientras los poderosos sigan siendo insensibles con ellos. Ah, no, le recrimino, cualquier cosa y le echas la culpa al gobierno. No te hablo del gobierno, pelotudo, ¿vos recuerdas cómo comenzó la conversación? Claro, con la guaracha. Bueno, los que hacen las guarachas tienen mucho poder sobre el imaginario popular de la gente en el barrio, son lo mismo que los grandes grupos de rock internacional para vos, ídolos totales, y deberían fijarse un poco más de qué eligen hablar y cómo lo hacen. Pero, vos me has dicho que no hay una sola causa. Por eso, la televisión debería morigerar sus mensajes de insatisfacción por tooodo lo que nunca van a tener los changos ni viviendo tres o cuatro vidas, desde la rubia divina de la película hasta el viaje en lancha en Venecia, pasando por el último modelo de un  auto. ¿Sólo eso?, entonces no es pa tanto, che. No, la escuela también tiene que hacer su aporte, pero la violencia no se erradica con clases de educación sexual, capaz que eso solamente la potencia.

¿Y algo más? Sí, por supuesto, la ley no los va a parar, un tipo borracho, que se siente el macho más macho del barrio, va a desafiar las restricciones de distancia impuestas por los tribunales para ir a dañar a esa mujer que todo el resto de la sociedad, el mundo y la cultura de la casa y de los amigos le dijeron que es propiedad privada:  ningún juez ni fiscal ni abogado le va a decir a él lo que tiene que hacer, faltaba más.

¿Entiendes por qué te digo que el problema es más complejo? Voy comprendiendo alguito, le digo. Es cerca del mediodía en el barrio, de a ratos llega el olor a guiso del vecindario.

©Juan Manuel Aragón         

Leer más notas de Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: