21/07/2020

Sucesos

COBARDE

Brutal golpiza a policías que quisieron desalojar un partido de fútbol clandestino

Uno de los uniformados resultó con fractura y hundimiento de cráneo y permanece en estado delicado.

Al menos tres efectivos policiales fueron blanco de una salvaje golpiza este fin de semana, después de irrumpir en una cancha de fútbol donde se estaba desarrollando, de forma clandestina, un campeonato barrial violando el distanciamiento social por la pandemia del coronavirus.


El violento episodio se produjo en la tarde del domingo, apenas pasadas las 16, cuando comenzaron a surgir reportes, a través de una serie de llamadas al 911, de un torneo de fútbol que se estaba llevando a cabo en el barrio Unión de la capital salteña.

Varios vecinos advirtieron que en unas canchas de fútbol cercanas había más de 200 personas presenciando un partido, en una clara violación a las medidas de distanciamiento social vigentes.

En ese momento, según informó el diario El Tribuno, desde el Centro de Coordinación Operativo movilizaron a un grupo de efectivos del área de Seguridad Urbana que llegaron al lugar y realizaron una primera desconcentración sin inconvenientes.

Una hora después, sin embargo, ingresaron nuevas denuncias al 911 sobre la misma situación y, cuando el personal policial volvió al lugar para despejar las canchas, fueron agredidos por un grupo numeroso de personas que respondió al operativo con piedrazos y golpes.

“La primera vez que los efectivos fueron a verificar, les pidieron que se retiren y la gente se retiró. Pero la segunda vez que fueron, alrededor de unas 200 personas que se habían convocado, los recibieron con agresiones físicas”, explicó el comisario Miguel Velardez en diálogo con Cadena 3.

“No los dejaron ni siquiera pedir ayuda. Uno de ellos se arrastró hacia la radio y logró pedir apoyo”. Tras pedir refuerzos, uno de los efectivos logró refugiarse en el Puesto Policial Unión, hasta que llegaron dos patrulleros y una dotación de infantería que trabajaron en el lugar hasta que los agresores se dispersaron.

En el lugar estaban todavía los tres efectivos, dos de los cuales debieron ser atendidos con heridas de gravedad y uno debió ser intervenido quirúrgicamente tras sufrir una lesión grave en la cabeza producto del ataque. El tercero ya fue dado de alta.

“No los dejaron ni siquiera pedir ayuda. Uno de ellos se arrastró hacia la radio y logró pedir apoyo”, contó el comisario

“Uno de ellos presenta traumatismo de cráneo con heridas en el cuero cabelludo. El otro, traumatismo de cráneo con fractura en miembros superiores y el tercero, el más comprometido, debió ser operado por presentar fractura de cráneo con hundimiento y permanece internado con pronóstico reservado”, agregó Velardez.

La policía ahora intenta identificar entre los asistentes del torneo a los atacantes en una causa en la que interviene la Fiscalía Penal N°1.



Recomienda esta nota: