15/12/2020

Sucesos

JUSTICIA

Los rugbiers acusados de la golpiza a un joven en Córdoba están cada vez más comprometidos

La Fiscalía decidió agravar la imputación contra los dos principales sospechosos. La querella adelantó que en un eventual juicio, solicitará que las penas sean de cumplimiento en suspenso.

La Justicia resolvió cambiar a "lesiones graves" el delito que se le imputa a los rugbiers que le propinaron una golpiza a Lautaro Insua (18) cuando intervino para que se retirarán de una reunión privada de egresados, realizada en la madrugada del 8 de diciembre en la capital de Córdoba, a la que no estaban invitados, informaron hoy fuentes judiciales.


Según explicó a Télam el abogado de la víctima, Carlos Nayi, la fiscalía que está a cargo de la investigación resolvió “modificar la calificación legal de lesiones leves a lesiones graves” contra los rugbiers de 17 y 18 años, acusados de delitos que prevé penas de prisión de uno a seis años, según el Código Penal.

Asimismo, el letrado dijo que el fiscal Horacio Vázquez también confirmó la acusación por los delitos colaterales de "violación de domicilio" y "daños" para ambos acusados, que se encuentran en libertad y se espera que en los próximos días sean indagados, una vez que el fiscal reúna todos los elementos de pruebas.

“Son las calificaciones que veníamos solicitando como querellante en función de las pruebas”, sostuvo Nayi y adelantó que cuando la causa sea elevada a juicio y reciban condenas, va a solicitar que “las penas sean de cumplimiento efectivo para que nunca más vuelva a suceder”.

De acuerdo con el sumario preliminar de la causa, la investigación sostiene que un grupo de rugbiers había ingresado en un automóvil al country Los Carolinos, y que luego entraron a una vivienda donde se realizaba una reunión privada con alumnos egresados del secundario, donde estaban algunos padres presentes.

En ese momento, el propietario de la vivienda les pidió que se retiraran porque se trataba de un evento privado, y cuando Insúa intercedió para pedirles que se vayan, fue que recibió “dos trompadas” en el rostro de parte del menor de los rugbiers, según denunció.

Luego, cuando se encontraba en el piso, los agresores le aplicaron “patadas” y en esta ocasión participó el otro rugbier, tal como lo había relatado la víctima, quien luego mostró por redes sociales las graves heridas por la golpiza en su rostro.



Recomienda esta nota: