05/08/2021

Argentina

opinión

El minuto de silencio sume en la sombra oscura al finado

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
El minuto de silencio sume en la sombra oscura al finado | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

El minuto de silencio sume en la sombra oscura al finado

Hay algo curioso en los minutos de silencio, casi nunca duran un minuto, son de 30 segundos, 40 a lo sumo y se terminan cuando alguien habla, se mueve, lo rompe. Es un momento incómodo, muchos no saben si ponerse firmes o rascarse la oreja, total, están sin hablar, acatando la voluntad de la mayoría.

En una de esas no les salen palabras para alabar al finado. O era muy importante y agregar algo es ser redundante o nadie tiene qué decir del pobre o no era muy querido o no hizo mucho en su vida y su destino era ese, justamente, convertirse en un minuto de reloj.

A veces me persigno y digo para mis adentros —moviendo un poquito los labios— un Padrenuestro, así el muerto tiene al menos mi rezo y no se siente tan abandonado, vagando por el Purgatorio. Pienso, si lo ayudo a llegar al Cielo luego me tirará una soga si la necesito. Pero si estoy callado no va a saber de mis buenas intenciones.

Los discursos, los plácemes, las alabanzas y la imposición de nombre a una plazoleta, son homenajes a rendir a los muertos. Para agasajar a un vivo, invítenlo a un asado, encárguenle un trabajo, contrátenlo, denle plata. El cuadrito, el diploma la plaqueta, son para la viuda, los hijos, los deudos.

El minuto de silencio es un cumplido huero, soplo taciturno, pentagrama vacío, hoja en blanco de mudas intenciones, aire de aire, estela de una quimera en puntas de pie, dejando su rastro en un charco de agua. Las sombras de la muerte son más oscuras para los agasajados con ese globo de eternidad hueca. Retumbo del inaudible grito de la nada.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: