29/04/2020

Opinión

De dónde viene el nombre “Linda”, de las películas

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
De dónde viene el nombre “Linda”, de las películas | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

De dónde viene el nombre “Linda”, de las películas

A veces, en las películas norteamericanas, llama la atención que una mujer se llame Linda. ¿De dónde viene ese nombre? Por si su señora está por tener una niña, le cuento, capaz que le sirve a la hora de elegir. El nombre tiene algo que ver con la serpiente, con el tilo, con los escudos y no es pariente de la palabra “linda”, como sinónimo de “hermosa”.

Dicho esto, digamos que la etimología es una disciplina completamente inútil y que allí reside su belleza. ¿A quién le interesa el estudio del origen de las palabras individuales, su cronología, su incorporación a un idioma y la fuente y los detalles de sus cambios de forma y significado? Respuesta, a muy pocos.

Pero, vamos a la etimología de “Linda” que, bien vista es una palabra bonita, eufónica, atractiva y con sus vericuetos.

La mayoría de los etimologistas consultados para redactar esta nota, coinciden en que es una abreviación de nombres germánicos como Teodolinda, Belinda, Siglinda, Adelinda, Gundelinda, Regulinda.

De la raíz ´lent´, que es “flexible, suave” (de la cual procede el latín ´lentus´, “flexible, tenaz, lento”), deriva también el germánico ´linthia´, de ´ lenthía, alemán ´lind´, “suave”, inglés ´lithe´, “flexible”.

¿Sigue ahí? Bueno, continuamos entonces.

El animal flexible por excelencia, la serpiente, se llamó ´lenthaz´ o´lind´, en el antiguo alto alemán y el tilo, ´lind´ en norso, debe su nombre a la flexibilidad y tenacidad de su madera, mire usté. Del tilo se hacían los escudos y ´lind´, por sinécdoque, pasó a significar escudo, en el lenguaje de los guerreros teutones. Es frecuente elemento onomástico, pero se encuentra casi exclusivamente en nombres femeninos.

El “linda” italiano y español, femenino de “lindo”, solo es una convergencia fonética. No procede, como se creía del latín ´límpidus´ sino de ´legítimus´, que es “completo, perfecto”.

Para no dejar cabos sueltos en esta nota, digamos que sinécdoque es una figura retórica de pensamiento que consiste en designar una cosa con el nombre de otra con la que existe una relación de inclusión, por lo que puede utilizarse, el nombre del todo por la parte o la parte por el todo, la materia por el objeto, la especie por el género (y viceversa), el singular por el plural (y viceversa) o lo abstracto por lo concreto.

"Son sinécdoques “acero” por “espada”, “brazo” por “trabajador” o “el hombre” por “el género humano”. Cuando el presidente Raúl Alfonsín dijo “la casa está en orden”, usó esta figura de manera muy evidente —y bonita, agregamos— para significar a la República, que supuestamente había vuelto a la normalidad.

©Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: