09/03/2020

Argentina

aprendiendo

Las picaduras de los mosquitos no son para cualquiera

El dióxido de carbono que desprenden las personas al respirar, sumado al calor del cuerpo que emanan, son los radares usados por los mosquitos para hallar a sus presas.
Las picaduras de los mosquitos no son para cualquiera | El Diario 24 Ampliar (2 fotos)

Las picaduras de los mosquitos no son para cualquiera

¿Por qué los mosquitos eligen los tobillos para picar, más que otras partes del cuerpo? Una respuesta errónea es la “sangre dulce”, que se atribuye a algunas personas. Estos bichos del demonio tienen receptores para detectar el dióxido  de carbono y los olores de las víctimas, y gracias a ese mecanismo de localización térmica de sangre caliente dan con su presa.  Resulta que de entre todos los olores que desprende la gente, el sudor es su preferido, sobre todo el olor de pies, que se ha asociado con picaduras en esa parte.

El dióxido de carbono que desprenden los cristianos al respirar, sumado al calor del cuerpo que emanan, son los radares usados por los mosquitos para hallar a sus presas. La capacidad de percibir la temperatura es un sentido fundamental para los insectos.

Al sudar, se emite más ácido láctico, una sustancia muy atractiva para los mosquitos y que es fácil de detectar a metros de distancia.

Para estudiar el comportamiento de los mosquitos y estimular su apetito, los  investigadores los mantuvieron bajo iluminación artificial y, para imitar los estímulos que habrían encontrado al aire libre, utilizaron varias señales sensoriales: el calor de un disco de metal calentado, bocanadas de dióxido de carbono, y el “atractivo” aroma humano que emanan unas medias sin lavar. Adivine qué prefirieron los mosquitos. Sí, señor, las medias.

Según estos  nuevos  descubrimientos, una persona recién bañada, tendría  menos posibilidades de ser picada por un mosquito. Eso sí, estar limpio ayuda  a mantenerlos lejos, pero nunca  es suficiente, por lo que un buen repelente, los clásicos espirales, el aceite de citronella, todo vale a la hora de correrlos lejos.

Por el dengue, ¿vio?



Recomienda esta nota: