08/05/2019

Argentina

Ciencia y show

Una científica del Conicet busca fondos para su trabajo en un concurso de televisión

Es doctora en Ciencias Biológicas e investiga terapias para tratar el cáncer de mama. Denuncia que “el Estado no cumple con el monto correspondiente para cada año”.

El gran momento televisivo del martes por la noche se dio en el programa "¿Quién quiere ser millonario?" que superó en audiencia a ShowMatch y al partido de River, por momentos, debido a la participación de una científica que buscaba ganar dinero para financiar su investigación.

Marina Simian de Galuzzi se terminó llevando $ 500.000 que destinará “para tirar hasta fin de año y pagarle a mis becarios”.

Simian es doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Berkeley. Es investigadora del CONICET en el Instituto de Nanosistemas y en la Escuela de Humanidades de la UNSAM.

En su laboratorio, ubicado en Buenos Aires, Marina Simian pasa buena parte de sus horas investigando sobre terapias para el cáncer, fundamentalmente de mama, a través de la nanotecnología.

Es investigadora del Conicet pero además de que “la plata no alcanza”, de los fondos que obtuvo a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCYT), “el Estado no cumple con el monto correspondiente para cada año” y “ese dinero se ha devaluado fuertemente”.

Asumiendo que al tener becarios a su cargo asume “una responsabilidad”, por tener que formarlos durante cinco años, decidió junto a ellos postularse para ingresar al programa ‘Quien quiere ser millonario’, de Telefé.

Este miércoles, en diálogo con el programa Nada del otro mundo, dice: “Es un alivio contar con estos fondos. Pero sólo nos sirven para cubrir lo que tenemos que pagar este año, entre las becas, reactivos y equipamientos”.

Considera “una pena que no se reconozca nuestro trabajo”, y “lo importante que es invertir” en ciencia y tecnología.

“Los becarios que hacen su doctorado bajo mi dirección y tengo esa responsabilidad. La plata no alcanza, porque lo que usamos en el laboratorio tiene costo en dólares, son importados y salen cuatro veces más acá que en el exterior. Si el Estado no me paga, situación problemática. Si el Estado no me paga, vamos a perder nuestra tradición científica, y eso me duele muchísimo”, dijo en FM 102.3.

Indicó que los científicos cuentan con “subsidios no pagos y salarios de los que menos se actualizaron”, lo que hace “imposible sobrevivir en estas condiciones”, porque “no puedo estar en mi laboratorio sin plata para trabajar”.

Y concluyó: “Llega un punto en que uno dice ‘Hasta acá llegué’ y se busca otra cosa, tal vez menos especializada”.

En abril pasado 140 directores de 294 institutos que componen el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) reclamaron por el presupuesto y pidieron un “plan de salvataje” para el Conicet, ya que hubo baja en el presupuesto que reciben sus institutos y congelamiento de sus proyectos que ya estaban en marcha.

Por su parte, el diputado nacional tucumano Facundo Garretón le mandó un saludo y felicitó a la científica a través de Twitter. La publicación recibió 20 favs pero más de 200 comentarios de repudio para el funcionario por las políticas de desfinanciamiento de las ciencias implementadas por Cambiemos.




(losandes.com.ar)







Recomienda esta nota: