08/08/2021

Argentina

PRÓXIMO AUMENTO

Inicia una semana clave: el Gobierno analiza de cuánto será el reajuste de la movilidad jubilatoria

Aseguran que los últimos aumentos no lograron compensar los efectos de la inflación, ¿qué pasará ahora?

El Gobierno de Alberto Fernández deberá determinar cuánto será el reajuste de la movilidad jubilatoria que comenzará a pagarse desde septiembre y hasta diciembre, en lo que será el tercer aumento del año.
El Poder Ejecutivo otorgó un bono extraordinario de $5.000 en agosto, la suba el mes próximo debería ser mucho mayor al que se prevé para que, en septiembre, los jubilados de la mínima no terminen por cobrar menos que este mes.
La fórmula que modificó el Gobierno de Alberto Fernández, a instancias de la aprobación legislativa, para ajustar las jubilaciones de forma trimestral toma en consideración, por un lado, la variación en los 3 meses previos a su vigencia de la Remuneración Imponible Promedio del Trabajado Estable (Ripte), un dato que publica el Ministerio de Trabajo, o del Índice de Salarios que elabora el Indec -el que sea mayor- y, por otro, la variación de la recaudación previsional por beneficiario, se desprende de un dato que informa la Anses, y publicó Infobae.
El incremento que determine el Gobierno tendrá un impacto en los ingresos de 5,3 millones de jubilados, 3,1 millones de pensionados y también sobre los que perciben otros 13,5 millones de personas que habitan en hogares que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las asignaciones familiares.
El primer aumento del año, en marzo fue de 8,07%, mientras que el segundo redondeó 12,12%. Además, en abril y mayo se otorgaron dos pagos extraordinarios de hasta $1.500 para los jubilados de más bajos ingresos (de hasta $30.856). Según explicó un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) esas subas “no lograron compensar los efectos de la inflación y el poder de compra de los jubilados que cobran el haber mínimo registró una caída real de 13,6% interanual”.
En ese sentido, recordó la OPC que “durante el año pasado la ley de movilidad estuvo suspendida y las prestaciones se ajustaron por decreto, arrojando subas nominales de entre el 24,3% (haber máximo) y 35,3% (haber mínimo). En el primer semestre de 2020 los jubilados y pensionados de más bajos ingresos se vieron favorecidos por el otorgamiento de dos bonos de $5.000 y $3.000 en los meses de enero y marzo”.
El próximo aumento
Según estimaciones preliminares realizadas por expertos en materia jubilatoria y previsional, el reajuste que tendrá lugar en septiembre debería ser de entre 12% y 13%, siguiendo los parámetros de la movilidad que rige por ley. De todas formas, este incremento podría implicar que los jubilados de la mínima reciban, en la práctica, un haber menor al que percibieron en agosto.
Esto sucede por que este mes el Gobierno decidió pagar un bono extraordinario de $5.000, por lo que la jubilación mínima efectiva fue de $28.064. En septiembre, solo un incremento de 21,7% en la movilidad jubilatoria respecto del nivel fijado para junio podría impedir una baja del ingreso de bolsillo.

El Gobierno de Alberto Fernández deberá determinar cuánto será el reajuste de la movilidad jubilatoria que comenzará a pagarse desde septiembre y hasta diciembre, en lo que será el tercer aumento del año.

El Poder Ejecutivo otorgó un bono extraordinario de $5.000 en agosto, la suba el mes próximo debería ser mucho mayor al que se prevé para que, en septiembre, los jubilados de la mínima no terminen por cobrar menos que este mes.

La fórmula que modificó el Gobierno de Alberto Fernández, a instancias de la aprobación legislativa, para ajustar las jubilaciones de forma trimestral toma en consideración, por un lado, la variación en los 3 meses previos a su vigencia de la Remuneración Imponible Promedio del Trabajado Estable (Ripte), un dato que publica el Ministerio de Trabajo, o del Índice de Salarios que elabora el Indec -el que sea mayor- y, por otro, la variación de la recaudación previsional por beneficiario, se desprende de un dato que informa la Anses, y publicó Infobae.

El incremento que determine el Gobierno tendrá un impacto en los ingresos de 5,3 millones de jubilados, 3,1 millones de pensionados y también sobre los que perciben otros 13,5 millones de personas que habitan en hogares que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las asignaciones familiares.

El primer aumento del año, en marzo fue de 8,07%, mientras que el segundo redondeó 12,12%. Además, en abril y mayo se otorgaron dos pagos extraordinarios de hasta $1.500 para los jubilados de más bajos ingresos (de hasta $30.856).

Según explicó un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) esas subas “no lograron compensar los efectos de la inflación y el poder de compra de los jubilados que cobran el haber mínimo registró una caída real de 13,6% interanual”.

En ese sentido, recordó la OPC que “durante el año pasado la ley de movilidad estuvo suspendida y las prestaciones se ajustaron por decreto, arrojando subas nominales de entre el 24,3% (haber máximo) y 35,3% (haber mínimo). En el primer semestre de 2020 los jubilados y pensionados de más bajos ingresos se vieron favorecidos por el otorgamiento de dos bonos de $5.000 y $3.000 en los meses de enero y marzo”.



El próximo aumento

Según estimaciones preliminares realizadas por expertos en materia jubilatoria y previsional, el reajuste que tendrá lugar en septiembre debería ser de entre 12% y 13%, siguiendo los parámetros de la movilidad que rige por ley.

De todas formas, este incremento podría implicar que los jubilados de la mínima reciban, en la práctica, un haber menor al que percibieron en agosto.

Esto sucede porque este mes el Gobierno decidió pagar un bono extraordinario de $5.000, por lo que la jubilación mínima efectiva fue de $28.064. En septiembre, solo un incremento de 21,7% en la movilidad jubilatoria respecto del nivel fijado para junio podría impedir una baja del ingreso de bolsillo.



Recomienda esta nota: