29/12/2023

Argentina

economía

Jubilados recibirán un bono de $55.000 durante enero y febrero

Por otro lado, podría haber subas mensuales si se aprueba la ley ómnibus

Si la ley ómnibus recibe la aprobación, el Gobierno mantendrá en enero y febrero el bono de $55.000 para los jubilados con el haber mínimo, manteniendo así el suelo de remuneración en poco más de $160.000. Esta cifra es idéntica a la que abonó la Anses en diciembre tras aplicar el último aumento trimestral del año, que representó un incremento del 20,87%, elevando la jubilación mínima a poco más de $105.000.


Con esto, los jubilados que reciben el haber mínimo percibirían solo esos $105.000 resultantes de la fórmula automática trimestral, sufriendo un recorte práctico en sus ingresos. Según fuentes oficiales citadas por Infobae, la Anses abonará al menos en enero y febrero ese monto, mientras que en el Congreso se espera que la aprobación de la ley ómnibus suspenda la actualización que está vigente en la actualidad.


En el equipo económico consideran que esa fórmula sistemáticamente pierde frente a la inflación, por lo que buscarán modificarla. El primer paso será derogar la norma actual en el megaproyecto de ley presentado el miércoles en el parlamento. Si esto avanza, hasta que se establezca una nueva fórmula automática (que también requerirá aval del Congreso), el Poder Ejecutivo fijaría un esquema de aumentos mensuales discrecionales vinculados a la inflación del mes anterior al pago de los haberes. Una especie de indexación de las jubilaciones.


Aún hay escasos detalles sobre la nueva fórmula, ya que en el equipo económico aseguran que aún se encuentra en una etapa preliminar de desarrollo. En la hoja de ruta fiscal del ministro de Economía, Luis Caputo, el gasto en jubilaciones y pensiones para 2024 debería ser menor que este año, representando un 0,4% del PBI, en un contexto general de reducción del gasto del 2,9% del Producto.


El artículo 106 de la ley ómnibus propone suspender la aplicación del artículo 32 de la Ley 24.241, que establece la movilidad de los haberes por jubilaciones y pensiones, afectando también a la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo. También se suspende la vigencia para prestación básica universal, la compensatoria, el retiro por invalidez, por fallecimiento y por permanencia.


El proyecto faculta al Gobierno a establecer una fórmula automática de ajuste "teniendo en cuenta los criterios de equidad y sustentabilidad económica". "Hasta tanto se establezca una fórmula automática, el Poder ejecutivo nacional podrá realizar aumentos periódicos atendiendo prioritariamente a los beneficiarios de más bajos ingresos", consignó.


Hasta ahora, los ajustes de haberes se dan en un porcentaje de incremento trimestral, determinado por la variación de un índice que surge de sumar 50% del aumento trimestral de la recaudación de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) por beneficiario y 50% de la variación de los salarios. Para este último ítem, se toma el mayor valor entre el Ripte (Remuneración Imponible para el Trabajador Estable) y el índice general de salarios del Indec.


En resumen, las jubilaciones tendrán en enero el mismo monto que en diciembre. Habrán sufrido, en el medio, el impacto de un índice de inflación que en el Gobierno aseguran que será "muy alto" debido a la liberación de precios que estaban topeados, como los de Precios Justos (consumo masivo, combustibles) y también prepagas. Aseguran que la devaluación del 13 de diciembre tuvo menos impacto del esperado en el ecosistema de precios.




Recomienda esta nota: