10/05/2021

Sucesos

JUICIO POLÍTICO

Destituyen a un fiscal general con 11 denuncias de acoso a empleadas y tuits con una menor santiagueña

El funcionario venía enfrentando procesos penales desde hace varios años y finalmente fue removido de su cargo por las graves acusaciones en su contra.

El Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal de la Nación, destituyó por unanimidad en un juicio político a Julio César Castro, el ex fiscal general que en 2019 había sido condenado a 6 años y 6 meses de cárcel por violar a su ex novia, una abogada 20 años menor. Castro también se había visto envuelto en un escándalo por un intercambio de tuits con una adolescente santiagueña que salió a la luz en 2017, cuando pretendía convertirse en juez.


En su juicio político que finalizó el último viernes, lo acusaron de acosar sexual y laboralmente a 11 empleados desde 1995.

Fue removido por “mal desempeño del cargo” y por “no haber obrado con buena conducta”.

Castro, tras una denuncia original formulada por una ex empleada en 2014, enfrentó el comienzo de la investigación en su contra recién en 2017, con una sólida instrucción a cargo de la fiscal federal Laura Mazzaferri y su equipo.

En la lectura del veredicto, se habló de “numerosos hechos de suma gravedad dirigidos a lo largo del tiempo caracterizados por ensañamiento con mujeres y dependientes” marcados por la “falta de consciencia de género y respeto a los demás” que “configuraron un ejercicio abusivo de su poder” y que “distan de lo que la sociedad espera de un magistrado”.

Destituyen a un fiscal general de Buenos Aires acusado de violación y que le enviaba mensajes a una santiagueña

El ex fiscal había construido una carrera en el Derecho Penal durante 30 años que lo llevó a ser miembro de la Procuraduría de la Nación, y fue designado director general de la Ufisex, el ala del Ministerio Público dedicada a investigar y combatir los delitos sexuales contra mujeres, la trata de personas y la prostitución infantil.

Ahora, su destitución fue coincidente con el alegato de los fiscales federales acusadores Federico Reynares Solari e Indiana Garzón (de Santiago del Estero), que pidieron que Castro fuera removido.

Castro fue considerado un fiscal poderoso con una supuesta red de amigos que le permitieron estirar su situación en el tiempo: su destitución llega siete años después. Sin embargo, el hoy camarista Hernán López lo procesó y elevó a juicio tras la denuncia de su ex novia, con el Tribunal Nº8 que decidió la pena en su contra.

La causa por abuso fue puesta en la balanza. También, un perturbador hecho que se reveló en 2018: una serie de tuits a una menor santiagueña que datan de 2014. Castro, a lo largo del proceso “insistió en su inocencia y culpó a circunstancias externas sin un atisbo de arrepentimiento, no existieron pedido de disculpa a quienes fueron víctimas”, se afirmó en la lectura.

Los mensajes que sepultaron sus deseos de ser camarista

“El 95% de las guerras de cosquillas terminan en besos y yo soy de ese 5% que termina golpeando a la otra persona”, tuiteó la menor oriunda de La Banda el 6 de febrero de 2014. Castro le respondió ese mismo día: “Dale, te voy a buscar”. “Yo siempre pienso en ti”, lanzó la menor dos semanas después. “Pero qué linda”, replicó el fiscal general, cuarenta años mayor que ella. La joven le respondió con un emoji de sonrisa. “¿Dónde estás, hermosa?”, le escribió Castro un día después.

El 17 de abril de ese año fue un poco más caliente, al menos para Castro. “No existe la persona que pueda enamorarme”, dijo ella. Castro respondió: “Date tiempo, todo puede pasar”. “Lo que me hace hacer Julito”, escribió la adolescente ese día. El por entonces fiscal general, dándose por aludido, comentó: “Usted me hace contestar y me gusta”. Castro borró su cuenta tiempo después.

La investigación del hecho y las capturas de los tuits con la adolescente bandeña, sepultaron sus aspiraciones a convertirse en juez federal.



Recomienda esta nota: