12/06/2020

Policiales

HORROR

Torturaron, quemaron con cigarrillos y abusaron de una nena de 3 años

La madre y el padrastro enfrentan procesos judiciales por el brutal crimen de la pequeña.

Una mujer fue condenada a 24 años de prisión acusada de haber torturado y haber provocado la muerte de su propia hija Sofía de sólo 3 años. La pareja de la joven y padrastro de la niña, aún aguarda el juicio oral. La Fiscal del caso, reveló estremecedores detalles de lo que esa pequeña soportó antes de morir.


Sofía ingresó a la guardia del hospital de Lamarque, Río Negro, el 1 de febrero de 2019 con un cuadro de un fuerte dolor abdominal. Los médicos la derivaron a un sanatorio en General Roca. Determinaron que se trataba de una peritonitis aguda y falleció tres días después.

Los médicos advirtieron marcas en el cuerpo de la niña que encendieron las alarmas y dieron parte a la justicia, tomando intervención la fiscal Belén Calarco, que solicitó una serie de exámenes y pericias para determinar qué había ocurrido con la víctima. Los resultados fueron contundentes: Sofía había sufrido golpes, heridas cortantes, lacerantes y había sido abusada sexualmente.

Las acusaciones recayeron casi de inmediato en la madre de Sofía, Janet Neira de 28 años y su pareja, Marcos González. Por las diferentes estrategias de sus defensas, la mujer la fue condenada a 24 años de prisión aceptando su culpa; mientras que Gómez aún aguarda ser juzgado en un juicio oral, porque niega su participación.

La fiscal Calarco reveló algunos detalles de la investigación y las atrocidades a las que sometieron los acusados a una niña de sólo 3 años.

Calarco sostuvo que esa peritonitis que permitió desentrañar la brutalidad del asesinato había sido causada por la gran cantidad de golpes que según la acusación lo acusados propinaron a Sofía entre el 26 y el 31 de enero previos a la internación.

Las golpizas derivaron en un “síndrome de disfunción multiorgánica por shock séptico y que produjo su muerte”, explicó la fiscal. En ese sentido, indicó que Sofía no fue asistida ni por su madre ni por la pareja, pese a que por varios días presentó dolor en el abdomen, vómitos y fiebre.

“La abandonaron a la nena a su suerte y por ese abandono falleció”, agregó.

"Se trató de un caso de violencia sistemática de personas mayores contra una menor. La hicieron pasar hambre, frío, la hicieron dormir parada. Le daban duchas frías, le cortaban el pelo y en algunas partes la dejaban pelada”, precisó. No fue lo único y no fue suficiente para los asesinos: la autopsia encontró quemaduras de cigarrillos, así como cortes en las plantas de los pies y manos.

Otro dato aterrador por la fiscal fue que Sofía presentaba el desprendimiento casi total de una de sus orejas. “Hasta quisieron arrancársela, no una, sino dos veces”, dijo Calarco. Las lesiones en la zona genital determinaron la existencia de violaciones.



Recomienda esta nota: