26/07/2020

Argentina

MAR DEL PLATA

La familia del joven asesinado por el jubilado en intento de robo, defendieron al anciano

"Reaccionó como cualquiera de nosotros lo hubiera hecho", aseguraron desde el entorno de la víctima que había recuperado la libertad días antes del hecho de sangre.

Los familiares del ladrón asesinado por un jubilado cuando el primero intentó ingresar a su casa para robarle, defendieron al hombre de 81 años y aseguraron que “reaccionó como cualquiera de nosotros lo hubiera hecho”.


Así lo manifestaron los parientes de Lucas Jerez (27), quien fue ultimado por Néstor Génova (81) de varios disparos de escopeta, cuando el joven trataba de entrar a la casa del anciano.

Aseguraron que no condenan al jubilado y que "no tomarán represalia" contra él ni contra la vivienda por el asesinato. "Somos una familia de gente trabajadora", indicaron.

Jerez había sido liberado pocos días antes del asalto, después de cumplir una condena en la unidad penal de Batán. Tenía varias causas por delitos de robo a mano armada y a viviendas, dijo el fiscal Fernando Castro.

La familia del delincuente asesinado aclaró que no justifica que fuera un ladrón. "Nunca estuvimos de acuerdo con su forma de vida pero era una persona adulta que tomaba sus propias decisiones", afirmaron.

Dijeron que "siempre tuvo una familia atrás que lo amaba y lo contuvo lo mejor posible pero cada uno elige su camino".

Pidieron que respeten el dolor que sienten: "Ante todo era hijo, hermano, sobrino y nieto, atrás hay una familia que sufre, respeten nuestro dolor", escribieron en una carta al diario La Capital.

El asesinato fue el miércoles por la noche en una casa en Azopardo al 3300 del barrio Colinas de Peralta Ramos, en Mar del Plata. Tres ladrones rompieron el ventiluz del baño y uno de ellos, Jerez, trató de entrar.

Génova estaba durmiendo y se despertó al escuchar ruidos. Agarró una escopeta calibre 12 que heredó de su padre y tenía en un placard y al ver al delincuente, le disparó. El ladrón murió en el lugar a los pocos minutos y sus cómplices escaparon.

El jubilado y los vecinos llamaron al 911 y se presentaron en el lugar la policía y el fiscal de turno Castro. Secuestraron el arma, que era una reliquia familiar, y el celular del jubilado, entre otros elementos.

El delincuente tenía 27 años y siete ingresos a penales provinciales, por haber cometido delitos de hurto agravado, robo agravado, daño y amenazas. Lo habían liberado en abril, después de cumplir una condena en una causa por amenazas a su concubina.

En cuanto al jubilado la Justicia determinó que en principio actuó en legítima defensa y no tomó medidas restrictivas. Es investigado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".



Recomienda esta nota: