01/12/2020

Opinión

El plus que cobran los médicos, injusticia flagrante

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
El plus que cobran los médicos, injusticia flagrante | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

El plus que cobran los médicos, injusticia flagrante

El plus que los médicos cobran en negro, sin entregar factura, es una injusticia flagrante, clama a los dioses. Con las excepciones del caso, por supuesto, pues todavía hay muchos que se niegan a percibirlo, sostienen que es un asalto en banda, a mano armada y en poblado y algo de razón deben tener.

Lo peor, en la sala de espera de muchos consultorios, hay un cartel con la leyenda “Aquí no se cobra plus” o similar. Una hipocresía tal no se ve en casi ninguna otra profesión, eso que algunas tienen una famita que, bueno, bueno.

Es más, si usted tiene un amigo arquitecto y en la confitería le consulta porque se le llueve el quincho, capaz le sugiere alguna solución, lo mismo un abogado, quien le explicará los trámites a hacer para solucionar un problema legal. El médico en cambio le dirá: “Mirá, así no puedo atenderte, mejor vete a mi consultorio”. O como hacía un amigo que, cuando le consultaban sobre un dolorcito en el pecho, estando en el bar, replicaba: “Bueno, sacate la ropa así te reviso”.

La culpa es de las obras sociales, pues no les pagan a tiempo, al menos eso dicen. En ese caso deberían hablar con cada paciente y, una vez cobrada la consulta, devolverle el dinero. ¡Ah, no!, el problema es que les pagan poco. Pero cuando llegan a un acuerdo con las obras sociales sobre cuánto cobrarán, lo anuncian con bombos y platillos, se sacan una foto, felices y sonrientes con los gremialistas y califican el hecho como un triunfo épico.

Un paciente acude al médico a consultarlo porque le duele algo o se siente mal, quiere saber qué tiene, qué remedios tomar o el tratamientos a seguir. El médico lo revisa, le toma la presión, lo hace sacarse la camisa, lo ausculta, lo pesa y después lo manda a que se haga uno o varios análisis de distinto tipo. Al tiempo, el paciente vuelve con los estudios hechos y le cobran de nuevo la orden médica y también el plus, pero no deberían hacerlo. ¿Por qué? Amigo, la consulta no terminó pues todavía no le han dicho qué tiene.

Para peor, muchas veces cuando vuelve con los análisis, el médico le dice: “Es justo lo que pensaba que tenía”. Ahá, ¿entonces por qué no lo dijo?, preguntará usted. “Porque quería estar seguro”, le responderá. Y uno se queda pensando: “Este es una máquina lectora de estudios clínicos”. O bien: “Si me quería cobrar dos veces por una misma consulta, lo logró”.

Si no está seguro de la razón del argumento, piense en lo siguiente: es más o menos como si usted fuera a la verdulería y al preguntar si tienen tomates le cobraran por dejarlo hacer la consulta y cuando le entregan efectivamente los tomates, le vuelven a cobrar por habérselos entregado ¿Le parece justo?

Además se debe tener en cuenta que el dinero recaudado de esta manera —como lo dijimos al principio— está“en negro”, es decir, forma parte de la economía informal, no es declarado por el médico. Son millones de millones de pesos que el Estado deja de recaudar y podría usar en hospitales, escuelas, caminos, puentes.

La Administración Federal de Ingresos Públicos, la Afip, debería instalar un inspector en cada consultorio, a ver cuánta plata se evade en impuestos y se evitaría de esta manera la fenomenal fuga de dinero que debería cobrar el Estado, pero no lo está haciendo. ¿Es posible que algún médico saque las cuentas de cuánto dinero recauda de esta manera y luego paga los impuestos debidos? Es muy posible, si es así, hágalo saber en los comentarios, así entre todos lo felicitan por tan patriótica determinación.

Y ya que está, si conoce casos de médicos que no cobran plus, también agréguelos al final de la página, son muchos y merecen todo el reconocimiento de sus pacientes y de la sociedad.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: