02/07/2020

Argentina

COVID-19

Escándalo por municipales que festejaron un cumpleaños violando los protocolos

Las autoridades iniciaron sumarios administrativos a los presentes. Los concejales opositores pidieron medidas duras.

La localidad mendocina de General Alvear, es el epicentro de un escándalo después de que empleados y funcionarios municipales festejaran un cumpleaños en una de las dependencias oficiales, sin cumplir ninguna de las medidas de prevención dispuestas por el gobierno provincial: superan ampliamente el límite permitido de 10 personas, no usaron tapabocas y, por las imágenes que trascendieron, no hubo distancia social entre ellos.


Según informaron, Marisa Gambarelli, trabajadora en el Taller de Discapacidad que se dicta en el polideportivo municipal, cumplió años el martes y sus compañeros decidieron sorprenderla con una torta en el comienzo de la jornada laboral. Emocionada, la agasajada cometió otro error y compartió en su perfil de Facebook imágenes del festejo. Casi de inmediato, la polémica se desató.

“Gracias a mi Familia, Amigos, Compañeros de trabajo y todos los que me saludaron en este día!! Fue un Día muy Especial rodeada de las personas que Más quiero!!! Gracias!!!”, escribió la mujer.

Torta, facturas, bebidas y una mesa larga en la que se observan 16 personas, a centímetros de distancia entre ellas, son algunos de los detalles que se observaron dentro del edificio municipal.

Después de ver lo que se generó, Gambarelli borró esas imágenes pero ya era tarde. Todos en Alvear, incluso concejales opositores al intendente Walther Marcolini, se enteraron de lo ocurrido y elevaron formalmente una queja. Además de los empleados, del festejo participaron Pablo Reyes, secretario de Desarrollo Social, y Fernando Álvarez, director de Contingencias.

El jefe municipal decidió iniciarles sumario administrativo a varios de los trabajadores que estuvieron en el cumpleaños, mientras que aún no resolvió qué hacer respecto a sus dos funcionarios.


“El error es mío 100%, me hago cargo y asumo la responsabilidad total porque tendría que haber hecho que eso no pasara”, admitió Reyes al diario Los Andes de Mendoza. En ese sentido, el funcionario explicó que “no fue que se organizó una fiesta sino que se dio dentro de un ámbito de trabajo. Era la hora del desayuno y llevaron una torta para agasajar a una de las chicas que trabaja en el taller de Discapacidad. Eran compañeros de trabajo”, remarcó.

Más allá de la explicación, el funcionario reconoció que “hubo un error y no debería haber ocurrido”. “Superamos la cantidad de personas permitidas y no estamos respetando el distanciamiento social”, dijo.

“Quiero pedir disculpas por lo acontecido en el día de ayer”, dijo Álvarez en su perfil de Facebook. “Fue en el comienzo de una nueva jornada de trabajo un lugar donde, cada día, se elaboran tortitas para compartir en los merenderos donde se asisten a familias afectadas por la pandemia”.



Recomienda esta nota: