06/02/2019

El mundo

Trump: promesas sobre el muro con México, amenaza a China y condena a Maduro

El presidente de los Estados Unidos fue durísimo contra el régimen chavista, al que definió como "brutal". La confirmación sorpresa de otra cumbre con Kim Jong-un.
Ampliar (1 fotos)

Trump amenazó a China.

En su segundo discurso de la Unión, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump focalizó parte de su speech en la insistencia para construir un muro en la frontera con México, un tema controvertido que provocó el peor shutdown de la historia de ese país. Además, defendió su política económica proteccionista, atacó al manejo económico que hace China en el mundo y defenestró al régimen de Nicolás Maduro.

Rodeado de un Capitolio marcado por la mayoría demócrata, el mandatario republicano se focalizó en la primera parte de su discurso en defender su intención de levantar un límite de concreto en la frontera con México para evitar que pasen más personas, desde el sur.

"Voy a construirlo. No es solo un muro de hormigón. Se hará en zonas donde la necesidad es mayor, porque donde se alzan muros, los cruces ilegales bajan. Es una cuestión moral", comentó el jefe de Estado.

Trump confirmó que su administración mandó al Congreso otra propuesta, diferente a la de 2018, por la que se habían generado muchos cuestionamientos. "En este caso tiene más sentido común. Incluye asistencia humanitaria, más agentes de la ley, detección de drogas en nuestros puertos y planes para una nueva barrera física", remarcó.

También aseguró que mandará 3.750 tropas adicionales a la frontera sur del país para prepararse para la llegada de caravanas de "migrantes ilegales". "Año tras año miles de estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales. Nadie debería sufrir ese dolor por el que tuvieron que pasar ellos", lanzó.

Pero el magnate también hizo hincapié en las dificultosas relaciones comerciales que tiene su gestión con China. No lo hizo de un modo diplomático sino que, fiel a su estilo, envió un mensaje amenazante a la gestión de Xi Jinping.

"Estamos trabajando para dejarle claro a China que tras años de ataques a nuestra industria, y de robar nuestra propiedad intelectual, el robo de trabajos y riqueza estadounidenses llegó a su fin", advirtió.

Otro eje discursivo fue el reconocimiento oficial de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Cuando nombró al dirigente opositor al chavismo, no hubo grieta: republicanos y demócratas se pararon al instante a aplaudir.

"Estamos con el pueblo venezolano en su noble búsqueda de libertad y condenamos la brutalidad del régimen de Nicolás Maduro, cuya políticas socialistas convirtieron esa nación en un Estado de pobreza extrema y desesperación", sostuvo.

Hubo sorpresas. Trump anunció en forma inesperada que los días 27 y 28 de febrero tendrá otra cumbre -la segunda- con Kim Jong-un para definir plazos con respecto al desarme nuclear. El lugar no es inocente. Será en Vietnam, un territorio díscolo para los estadounidenses, que durante dos décadas sostuvieron en la zona una guerra que no pudieron ganar.

"Dentro de nuestra diplomacia audaz continuamos nuestro esfuerzo histórico por la paz en la península coreana", declaró. Pero no se quedó ahí. Trump se vanaglorió de las gestiones que hizo con el líder norcoreano, con una frase que fue una crítica a Hillary Clinton, su contrincante en las elecciones presidenciales de 2016, sin mencionarla. "Si yo no hubiera sido presidente ahora estaríamos en guerra con Corea del Norte", lanzó. (tn.com.ar)


Recomienda esta nota: