13/03/2016

El mundo

Dilma puede perder a su principal aliado político y la gobernabilidad

El PMBD, partido del vicepresidente Temer, resolvió que el flamante Directorio Nacional resuelva en los próximos 30 días si seguirá integrando la coalición oficialista.
Ampliar (1 fotos)

El PMBD, partido del vicepresidente, en 30 días resolverá si continúa integrando la coalición oficialista junto al PT.

Brasil sufre una severa crisis política, económica e institucional dado a conocer las recientes denuncias de corrupción tanto de la presidenta Dilma Rousseff, a la que hace unos meses intentaron iniciarle un juicio político para removerla de su cargo, y el líder del PT, Luiz Inácio Lula Da Silva acusado por lavado de dinero,ocultación de patrimonio y corrupción en el caso Petrobras. Por todo esto el principal aliado político el PMBD, partido del vicepresidente Michel Temer, analizará durante los próximos 30 días si continuará integrando la coalición oficialista.

El movimiento, que integra Temer, emitió algo que fue catalogado como “un aviso previo” a la Presidenta. El PMDB resolvió que el flamante Directorio Nacional, elegido el pasado sábado, resuelva en los próximos 30 días si seguirá integrando la coalición oficialista. 

Fueron varias, y muy duras, las mociones presentadas por los distintos sectores de la fuerza política, defendiendo la inmediata salida del Gobierno. 

Una de las voces que arremetió con más severidad contra Rousseff y defendió romper “cuanto antes” con el Gobierno fue la de la senadora Marta Suplicy, una de las fundadoras del PT. La ex ministra y ex alcaldesa de Sao Paulo tildó de “corrupto” e “incompetente” al gobierno de su ex correligionaria. “(Rousseff) está aislada y no consigue gobernar”, afirmó Suplicy. Y reclamó “la salida del gobierno cuanto antes”. “De aquí a 30 días sale todo el mundo de este Gobierno y comenzamos un nuevo momento constitucionalmente correcto, con la llegada al poder del vicepresidente de la República, Michel Temer”, proclamó. 

El partido centrista también aprobó una moción que ratifica el desgaste virtualmente irreversible de la alianza PT-PMDB. El pacto político data de 2013, cuando el partido de izquierda llegó al poder de la mano de Luiz Inácio Lula da Silva. 

El movimiento acordó una prohibición a que cualquier integrante de ese partido asuma cargos en el Ejecutivo durante los próximos 30 días, hasta tanto se haya resuelto si sigue o no el acuerdo con el Gobierno. 

La medida afecta a Mauro Lopes, quien iba a asumir la semana próxima la Secretaría de Aviación Civil, cartera con rango de Ministerio. Actualmente, el PMDB comanda seis áreas, y es el partido con más ministros después del PT, que tiene nueve. 

Temer, quien fue reelegido por abrumadora mayoría como presidente de la agrupación, exaltó el rol unificador del partido en momentos en que el país vive “una crisis política y económica gravísima”. “No podemos ignorar que el país enfrenta una gravísima crisis política y económica. Pero no podemos dejar, y esta es la tarea del PMDB, que los graves problemas comprometan los avances sociales alcanzados en los últimos tiempos”, recomendó Temer, en un discurso pacificador. De todas formas, el vicepresidente es visto como una alternativa en caso de Rousseff sea destituida. “(El partido) está listo para rescatar los valores de la República y reencontrar la vía del crecimiento económico y social”, añadió el vicepresidente. Su discurso fue precedido de aclamaciones y gritos de “Brasil adelante; Temer presidente”, consigna que rima en portugués.

Recomienda esta nota: