08/04/2010

El mundo

Bostezo: qué es y por qué es contagioso

La acción es la teoría social más estudiada por los científicos y tiene orígenes ancestrales. Las hipótesis de los especialistas.

El bostezo espontáneo es un fenómeno complejo, aunque primitivo, que requiere una coordinación de movimientos faciales, orales, laríngeos y musculares torácico-abdominales. Es una acción común entre los mamíferos y en animales vertebrados, incluyendo peces, serpientes, tortugas, cocodrilos y aves. Pero, ¿por qué bostezamos?

Muchas son las hipótesis al respecto. Una muy común sobre esta acción del cuerpo sostiene que es provocado por el exceso de dióxido de carbono y la falta de oxígeno en la sangre. El tronco cerebral al detectar esto genera el bostezo. La boca se ensancha y los pulmones inhalan profundamente, trayendo oxígeno hacia los pulmones y consecuentemente a la corriente sanguínea. Otra teoría, en tanto, afirma que el bostezo sirve para regular la temperatura corporal.

Quizás la hipótesis más acertada, la cual surgió recientemente, sostiene que los bostezos son provocados por los mismos químicos en el cerebro (neurotransmisores) que afectan las emociones, el sentido del humor, el apetito y otros fenómenos. Estos químicos incluyen serotonina, dopamina, ácido glutámico y óxido nítrico. A medida que más de estos compuestos son activados en el cerebro la frecuencia de los bostezos aumenta. Por el contrario, una mayor presencia en el cerebro de neurotransmisores narcóticos, tales como la endorfina, reduce la frecuencia de los bostezos.

El misterio del contagio del bostezo ha sido durante décadas un tema de constante interés y estudio para la ciencia, pero a pesar de los variados intentos por descifrar su total naturaleza, los interrogantes aún abundan.

Según diversas investigaciones quienes examinaron el fenómeno del bostezo contagioso en primates altamente evolucionados (gelada baboons o babuinos), el bostezo es una expresión común y se trata de una acción estereotipada, irreversible e incontrolable.

Steven Platek, quien junto a un grupo de investigadores de la Universidad de Drexel, Estados Unidos, estudió el mismo fenómeno aunque enfocado específicamente en humanos, puntualiza que entre el 40 y el 60% de las personas mayores de 5 años reaccionan con un bostezo propio luego de observar uno ajeno.

A menudo, si una persona bosteza, esto causará que otra persona "responda" el bostezo, en ocasiones generando una cadena. Las razones para esto son poco claras, posiblemente se deba al "poder de sugestión".

Otras teorías sugieren que el bostezo sirve para sincronizar el comportamiento anímico entre animales gregarios de forma similar al aullido de una manada de lobos durante la luna llena. El bostezo entonces emitiría una señal de cansancio hacia otros miembros del grupo para sincronizar los patrones de sueño y períodos de actividad.

Hay otra hipótesis que explica que el bostezo es debido a que los antiguos anfibios estaban provistos de branquias,y que el bostezo es equivalente a la respiración branquial.

Diversas teorías intentan explican el significado del bostezo y la función de su contagio, por lo que esta acción es la teoría social la más estudiada por los científicos.



Recomienda esta nota: