23/04/2010

El mundo

Niño británico envejece cinco veces más rápido víctima de enfermedad genética

Harry Crowther padece una enfermedad única en el mundo por la que envejece cinco veces más rápido que una persona normal.

El niño británico de Mirfield, West Yorkshire, que sufre una variedad atípica del síndrome de Progeria, ya ha empezado a experimentar cambios en su cuerpo que son propios de una persona de edad avanzada. Su piel ya es más fina, como en el proceso natural de envejecimiento y sus huesos se resienten a punto tal que los médicos le han diagnosticado artritis.

Harry tiene que tomar pastillas cuatro veces al día para aliviar el dolor y hace ejercicios para ayudar a sus rígidas articulaciones.

El niño, que vive con su padres, sus hermanos Emma, de 16 años y Jack, de 14, nació sin ninguna complicación, pero a los pocos años en su cuerpo, en la zonas de las axilas aparecieron grandes pecas marrones. Cuando empezó la escuela, su rostro empezó a cambiar y los médicos lo derivaron a un especialista en genética y finalmente se le diagnosticó Progeria en un centro de investigación de Texas, en EEUU.

La familia, asegura que tiene que controlar las lágrimas y vivir estos momentos juntos. “Él habla, camina y estudia en una escuela normal. Es sólo que es ligeramente diferente", declaró su madre.



Recomienda esta nota: