02/07/2010

El mundo

La Diabetes es considerada una amenaza creciente para América Latina

Aumentan los casos, según las conclusiones de un congreso mundial realizado en Brasil. Preven 30 millones de afectados en 2030.

Sanitaristas de todo el mundo reunidos en la Cumbre de Diabetes de América Latina, que se realizó en Brasil, concluyeron que la creciente epidemia de diabetes y patologías crónicas no transmisibles es una amenaza mayor para la salud de los latinoamericanos que las enfermedades transmisibles.

"El rápido crecimiento económico y la creciente urbanización, si bien mejoran los estándares generales de vida, conllevan hábitos de vida perjudiciales como dietas dañinas, disminución de la actividad física, consumo de tabaco y uso nocivo del alcohol, que aumentan el riesgo de contraer enfermedades crónicas", afirmó el ministro de Salud brasileño, José Gomes.

La diabetes es un problema creciente en Latinoamérica y el Caribe, donde se estima que unos 18 millones de personas -el 6,3% de los adultos- viven con este trastorno metabólico, y se prevé que la cifra aumente a 30 millones en los próximos 20 años.

La Cumbre alentará a los gobiernos a priorizar la prevención y el cuidado de la diabetes y de otras enfermedades crónicas no transmisibles en la región, informó en un comunicado la Fundación Mundial de la Diabetes, organizadora de la reunión realizada en la ciudad brasileña de Bahia.

La Cumbre fue copatrocinada por el Ministerio de Salud de Brasil y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Gomes consideró que "el impacto que tiene en la región latinoamericana no debe ser subestimado, tanto desde la perspectiva de la salud pública como de los costos financieros que generan el tratamiento y la pérdida de productividad, por invalidez o muerte prematura".

"Juntos debemos explorar estrategias para lograr la detección, prevención y gestión tempranas de la diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles, y para desarrollar sistemas de salud capaces de abordar el problema,” alentó Gomes.

Mirta Roses, directora de la OPS, dijo que "es hora de que los  gobiernos reconozcan la estrecha relación que existe entre las enfermedades crónicas no transmisibles y el desarrollo socioeconómico global" que, si no considera las consecuencias sanitarias, "puede resultar costoso y perpetuar la pobreza".

La diabetes representa el 9% del total de muertes en la región, estimándose que unas 330.000 personas con diabetes mueren a causa de complicaciones relacionadas con la enfermedad, y en 8 mil millones de dólares los gastos en diabetes y sus complicaciones.

Recientes estudios documentan que las enfermedades transmisibles y no transmisibles ejercen un efecto mutuo, al punto de que la diabetes multiplica más de tres veces el riesgo de contraer tuberculosis.

Asimismo, la ocurrencia de malnutrición y de infecciones durante el embarazo provoca bajo peso al nacer, lo que se asocia a un elevado riesgo de desarrollar síndrome metabólico, incluyendo diabetes, en el niño.

A escala global, se producen unos 285 millones de casos de diabetes, cifra que se prevé aumente a 438 millones en 2030.



Recomienda esta nota: