22/07/2010

El mundo

Empleada doméstica hereda una fortuna

El empleador para quien trabajó siete años le dejó más de cuatro millones de dólares y un departamento. "Soy la criada más afortunada”, dijo la nueva millonaria.

Una empleada doméstica filipina de 47 años heredó más de cuatro millones de dólares del empleador para quien trabajó durante veinte años en Singapur.

Christine
heredó el dinero y un apartamento de lujo en la zona de compras de Orchard Road del médico y filántropo singapurés Quek Kai Miew, fallecido el año pasado a los 66 años y para quien empezó a trabajar en 1989.

La nueva millonaria se negó a divulgar su identidad real por temor a ser secuestrada ella o su familia. En su empobrecida tierra natal, es habitual que los ricos sean raptados y luego pidan un rescate.

"Soy la criada más afortunada que trabaja en este país, con o sin el dinero", declaró al diario "Straits Times" la mujer, que se identificó como Christine.

"No había secretos entre nosotros, no me sorprendió para nada cuando me dijo todo el dinero que me iba a dejar", dijo la flamante millonaria.



Recomienda esta nota: