06/10/2010

El mundo

Brasil se impone como la octava economía del mundo según el FMI

El país sudamericano superó a España. Japón se mantiene en el segundo lugar, por detrás de Estados Unidos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de publicar sus estimaciones definitivas sobre el valor en el mercado, a precios constantes y denominados en dólares, de sus 181 países asociados al término de 2009. Es la última gran institución multilateral que revela estos datos, después de varios meses de retraso respecto al ranking que, cada año, elabora el Banco Mundial, así como del prestigioso Factbook de la CIA, la Central de Inteligencia Americana.

Los tres registros estadísticos guardan una notable similitud, aunque con significativas variantes. Por ejemplo, sobre la magnitud de las economías del conjunto de la Unión Europea y de Estados Unidos, ya que, para el Banco Mundial, la hegemonía americana, como primera potencia global, resulta aún incuestionable porque su metodología la compara con los socios monetarios en vez de con la suma de los PBI de los Veintisiete miembros del club comunitario.

Sin embargo, los tres organismos convienen en señalar como octavo PBI del planeta a Brasil, con una economía que supera los 1,5 billones de dólares, en sustitución de España, cuya riqueza cifran en 1,4 billones, y queda relegada al noveno lugar. También hay coincidencia, a la conclusión del pasado ejercicio (el primero completo que experimentó los efectos colaterales de la crisis financiera internacional que estalló el 15 de septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brother’s) en que Japón seguía siendo la segunda economía global; por detrás de Estados Unidos-excluyendo, lógicamente, el conjunto de la UE-, aunque en dura pugna con China.

Una batalla -la de las dos potencias asiáticas- que se ha inclinado a favor de la Gran Factoría Mundial en el ecuador de 2010, según datos adelantados por el Banco Mundial en julio, que ya calcularon el dinamismo del mayor mercado emergente en los dos primeros trimestres del año frente a la atonía del PBI nipón.

Ha sido, pues, el primer gran sorpasso asiático ya que, en tan sólo dos años -del 2008 al 2010-, China ha pasado de ser la segunda economía global en Paridad de Poder de Compra (PPP, según las siglas en inglés, un método de medición que corrige las diferencias de niveles de vida entre países al tener en cuenta los índices de inflación y las variaciones cambiarias de cada divisa) a ocupar el mismo puesto en términos nominales.



Recomienda esta nota: