22/04/2011

El mundo

Filipinos se crucfican para rendir tributo a Jesucristo

Como en cada Pascua en la nación asiática se recreó el Vía crucis con total crudeza. A algunos les atravesaron las palmas de las manos con clavos de unos 15 centímetros de largo. Video.

Decenas de penitentes fueron crucificados este viernes en un puñado de pueblos del norte de Filipinas con motivo del Viernes Santo y como colofón de los ritos paganos que se celebran en el país asiático con mayor población católica.

Los actos más multitudinarios tuvieron lugar en la localidad de San Pedro Cutud, a unos 70 kilómetros al norte de Manila donde miles de filipinos y extranjeros desafiaron el intenso calor para contemplar a una docena de émulos de Jesucristo sufrir dolor con el propósito de expiar sus pecados y hacer méritos.

En otros pueblos de la zona, como en la pequeña aldea de Arayat, a 80 kilómetros de Manila, media docena de fervorosos católicos fueron clavados a golpes de martillo a cruces con clavos de unos 15 centímetros de largo que les atravesaron las palmas de las manos.
 
Vestidos con una túnica morada, la mayoría se sometieron al suplicio con el rostro oculto por una capucha, ya que dicen que si vieran a sus seres queridos desde los cuatro metros de altura a la que los levantan, les flaquearía el ánimo.
 
Los menos soportaron el dolor a cara descubierta durante cinco o diez minutos intentando controlar los gestos de dolor mientras una cuadrilla de seis voluntarios hacían que se giraran para satisfacer a los numerosos espectadores que se protegían con paraguas de los rayos de sol.
 
Uno de los penitentes fue bajado de la cruz antes de tiempo, cuando dio señales de que se desmayaba por el dolor y el agotamiento.
 
Vea el Vía crucis filipino. ( LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD)
 
 
 
 
 


Recomienda esta nota: