28/04/2011

El mundo

Ascienden a 250 los muertos por los tornados que castigan a Estados Unidos

De la cifra, alrededor de 160 perdieron la vida sólo en el estado de Alabama. El Presidente Obama visitará la zona afectada. Grandes daños materiales.

El número de muertos por los tornados que azotaron en la noche del miércoles y la mañana de este jueves, y se suman a los que ya hubieron el pasado jueves, el sur de Estados Unidos aumentó a 250, de los cuales unos 160 perdieron la vida en el estado de Alabama. 
 
Cientos de personas resultaron heridas y muchas están reportadas como desaparecidas en Alabama, por lo que la cifra de muertos aún podría aumentar, informaron medios locales, que también dieron cuenta de la visita que el presidente Barack Obama hará mañana a la zona para comprobar los daños causados. 
 
Obama se reunirá con el gobernador del estado, Robert Bentley, a quien ya le manifestó sus condolencias y con familias afectadas por las tormentas, que según los medios estadounidenses son de las más fuertes de la historia del país. El gobernador de Alabama aseguró que los daños son tan grandes que probablemente se tardarán días en establecer la magnitud de la catástrofe. 
 
Un tornado de más de 1,5 kilómetros de ancho destruyó la ciudad de Tuscaloosa, en Alabama, y la convirtió en un lugar en ruinas. Al menos 36 personas fueron encontradas muertas bajo los escombros y más de 600 fueron atendidas en los hospitales. En Tuscaloosa desaparecieron, de un momento a otro, varios edificios y se desconoce la suerte que han corrido sus habitantes. Decenas de calles de la ciudad están inundadas. 
 
En los estados de Missisipi, Arkansas, Georgia y Tennessee también hubo decenas de víctimas. Al menos 138 tornados azotaron durante la noche los estados de Tennessee y Misisipi, por lo que cientos de miles de hogares en la región se quedaron sin electricidad y varios estados decretaron el estado de emergencia. 
 
Las fuertes tormentas arrancaron los techos de casas entre los estados de Texas y Tennessee, volcaron automóviles y derribaron postes de la red eléctrica. La Guardia Nacional movilizó a cientos de miembros para las tareas de rescate en las regiones más afectadas. 
 
En la ciudad de Birmingham, en Alabama, los vientos alcanzaron el miércoles por la mañana los 160 kilómetros por hora y aunque escuelas y negocios habían cerrado preventivamente, nadie estaba preparado para la destrucción. 
 
En tanto, la agencia de regulación nuclear (NRC) en Washington siguió con atención la situación de un reactor cerca de Athens, en Alabama, que quedó sin energía eléctrica el miércoles por la noche después de las tormentas. Y los tres reactores de la central nuclear Browns Ferry se apagaron luego automáticamente, según informó la NRC. 
 
La temporada de tornados en Estados Unidos dura hasta junio y se estima que habrá muchas más tormentas fuertes sobre todo en la primera mitad de mayo. Unas 16 personas ya habían muerto entre el lunes y el martes por las fuertes tormentas en la región. Hace 10 días murieron al menos 40 personas por los tornados en Oklahoma y Carolina del Norte.
 
 


Recomienda esta nota: