29/04/2011

El mundo

Desocupación récord en España

El número de desempleados se incrementó en el primer trimestre del año en 213.500 personas, hasta alcanzar los 4.910.200 al finalizar marzo. La cifra asciende al 21,29%.

España batió en el primer trimestre de este año su récord histórico de desempleados con casi cinco millones de personas en esa situación, un 21,29 por ciento, según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística de España (INE).

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero considera que con ese récord se ha tocado el techo, que no se superará la frontera psicológica de los cinco millones de desempleados y que ahora comenzará la creación de empleo.

El número de desempleados se incrementó en el primer trimestre del año en 213.500 personas, hasta alcanzar los 4.910.200 al finalizar marzo, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Se trata de la cifra más alta desde 1976.
 
La tasa de desempleo, del 21,29 por ciento, es también la más elevada desde 1997, cuando en el segundo trimestre fue del 20,72 por ciento. Y es además la más alta en Europa Occidental.
 
El gobierno de Zapatero calificó el dato de "grave" y "muy negativo", pero cree que el desempleo ha tocado el "máximo" en el primer trimestre de 2011. "A partir de ahora, la economía española irá creando empleo, y empleo y empleo. Estamos en el peor momento", manifestó el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba.
 
Para el líder de la oposición, el conservador Mariano Rajoy, es "el triste peor dato de la historia". Y agregó, el alusión al gobierno de Zapatero: "Todos sabemos que mientras esta gente esté al frente no es posible abordar la recuperación económica".
 
Los sindicatos, que en septiembre protagonizaron la primera huelga general de la era Zapatero para protestar contra una reforma laboral que, entre otras cosas, flexibilizó el despido, alertaron hoy de que el problema del desempleo comienza a poner en riesgo la cohesión y el equilibrio social.
 
La falta de trabajo es en España la peor cara de una crisis económica de la que el país no termina de salir. Desde su llegada, a finales de 2007, se han destruido 2,37 millones de empleos. Entre enero y marzo, la destrucción fue de 256.500 puestos.
 
 
 
 
 


Recomienda esta nota: