18/06/2011

El mundo

Afganistán es el país más peligroso para las mujeres, según un estudio

Se analizaron factores como la violencia, los malos servicios de salud y la pobreza. Escoltan al país asiático República Democrática del Congo y Pakistán.

Un estudio realizado por expertos de la Fundación Thomson-Reuters señala a Afganistán como el lugar más peligroso del mundo para las mujeres, por sus altos niveles de violencia, el deficiente sistema de salud y la pobreza que se registran, seguido por República Democrática del Congo.

Pakistán, India y Somalia aparecen en los puestos tercero, cuarto y quinto, respectivamente, en una encuesta global de percepción de amenazas que van desde los abusos domésticos a discriminación económica, abortos selectivos de mujeres, mutilación genital y ataques con ácido.

“El continuo conflicto, los ataques aéreos de la OTAN y las prácticas culturas combinados convierten a Afganistán en un lugar muy peligroso para las mujeres”, dijo Antonella Notari, titular de Women Change Makers, un grupo que apoya a las emprendedoras sociales en todo el mundo. “Además, las mujeres que intentan alzar la voz o asumir puestos públicos para desafiar estereotipos de sexo arraigados sobre lo que puede o no hacer una mujer, como trabajar como policías o presentadoras de televisión, a menudo son intimidadas o asesinadas”, agregó.

El sondeo marcó el lanzamiento de su nueva sección TrustLaw Women, que recogerá noticias e información sobre los derechos legales de las mujeres.

TrustLaw pidió a 213 expertos en género de cinco continentes que hicieran un índice de países peligrosos en virtud de las percepciones de peligro y de seis riesgos: las amenazas para la salud, la violencia sexual, la violencia no sexual, factores culturales o religiosos, falta de acceso a recursos y tráfico de personas.

Algunos expertos dijeron que el sondeo mostraba que peligros imponderables como la discriminación, que no acaparan titulares, son en ocasiones tan importantes para las mujeres como las bombas, las balas, las lapidaciones y la violación sistemática en zonas de conflicto.

“Creo que hay que mirar a todos los peligros para las mujeres, todos los riesgos a los que se enfrentan mujeres y niñas”, dijo Elisabeth Roesch, que trabaja en violencia de género para el Comité Internacional de Rescate en Washington. “Si una mujer no tiene acceso a los servicios sanitarios porque su salud no es prioritaria, eso puede ser una situación peligrosa también”, añadió.
 



Recomienda esta nota: