19/06/2011

El mundo

Los terratenientes de Uruguay le ponen trabas a Pepe Mujica

Los grandes productores aseguran que el impuesto a la tierra deteriora el actual clima de negocios, al cambiar las reglas de juego para el sector.

El 56 por ciento de los uruguayos sometidos a una encuesta apoya el aumento tributario a los dueños de más de dos mil hectáreas, revela este domingio un estudio de la investigadora Equipos Mori.

Un 32 por ciento de los indagados optó por mantener el actual régimen de impuestos mientras el resto de la muestra declinó brindar una respuesta, de acuerdo con el estudio.

La encuesta mostró que en Montevideo 61 unidades porcentuales respondió a favor del incremento mientras en el interior del país fue del 53, en tanto mostraron oposición, respectivamente, el 25 por ciento y 37 por ciento.
 
Por franjas de edades, el 56 por ciento de los encuestados de 18 a 29 años está a favor del proyecto y entre los mayores de 60 años, seis de cada 10 aprobaron el incremento.
 
Mientras tanto la oligarquía terrateniente de uruguay representada por los presidentes de las gremiales agropecuarias alertaron sobre los posibles efectos del cambio de condiciones tributarias para el sector, impulsado por el presidente José Mujica, y advirtieron que ya hay decisiones de inversión que se han puesto en duda, aunque no identificaron los casos.
 
Los empresarios del campo oriental consideran que hay cambios de reglas de juego que afectan las inversiones y que sobre todo se abre una cuota de incertidumbre generada por la decisión de Mujica de imponer un nuevo impuesto al sector, contradiciendo lo que expresan todos los ministros involucrados en el caso: el de Economía, que maneja la política tributaria; el de Ganadería, que es el vinculado al sector rural, y el de Obras Públicas, que tiene a su cargo la infraestructura, ya que el tributo se impone para transferir dinero a la construcción de caminos.
 
 
 
 


Recomienda esta nota: