21/06/2011

El mundo

FMI voraz: le pide a Grecia la "mayor privatización de la historia"

El organismo financiero exige medidas drásticas como condición para otorgarle un nuevo paquete de rescate financiero, el segundo en un año.

Este martes, el gobierno griego obtuvo un voto de confianza crucial, que se considera el primer paso para obtener un "importante" préstamo de 12.000 millones de euros (US$17.000 millones). El próximo paso -luego de que más de la mitad de los diputados votaran a favor del gobierno- será solicitarle al parlamento que apoye recortes por un monto de 28.000 millones de euros (US$40.000 millones) el 28 de junio.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) le exigieron a Grecia que tomara estas y otras medidas drásticas como condición para otorgarle un nuevo paquete de rescate financiero, el segundo en un año.

Según el periodista británico Will Hutton, ex editor del periódico The Observer, "el precio de la mayor intervención de la historia del FMI incluye el despido de una quinta parte de la fuerza laboral del sector público de Grecia, una drástica subida de los impuestos y el programa de privatización más grande y más rápido, en relación a la producción nacional, que se haya hecho jamás".
 
Hutton asegura que la situación financiera de Grecia se debe a decisiones del propio país, por tratar de vivir en los últimos años por encima de sus posibilidades, en un sistema con altos niveles de corrupción.
 
Sin embargo, plantea, los mercados y las agencias de crédito no creen que el país pueda hacer lo que piden el FMI y la UE.
 
De hecho, este martes la agencia Fitch dijo que incluso si los prestamistas comerciales refinancian sus préstamos a Grecia, considerará que el país está en cesación de pagos o "default".
 
Hutton compara la situación de Grecia con lo que pasó con Alemania después de la Primera Guerra Mundial, cuando los aliados le pidieron que pagara casi el 40% del producto interno bruto -una cantidad similar a lo que Grecia tendría que devolver en tres años- pero Alemania se negó a hacerlo y los vencedores en la guerra tuvieron que conformarse con menos de la mitad.
 
 
 
 


Recomienda esta nota: