24/06/2011

El mundo

Una montaña de basura paraliza Nápoles

Manifestantes arrojaron y quemaron más de 2 mil toneladas de residuos, en protesta por la situación que vive la ciudad italiana. Advierten de los riesgos sanitarios inminentes.

Las calles de Nápoles se ven sumergidas en una enorme montaña de basura y los residuos continúan acumulándose, producto del malestar de un grupo de manifestantes que decidió adoptar este modo de protesta para exigir una solución a la crisis de insalubridad que se vive en la ciudad italiana.

Según informan medios de comunicación italianos, varias calles del centro de la ciudad quedaron cerradas al tráfico durante la mañana del viernes después de que los vecinos vertieran residuos y volcaran contenedores para denunciar la situación de insalubridad que viven desde hace días.

En varias arterias aledañas a la catedral o en el céntrico barrio español las aceras se encuentran prácticamente llenas de bolsas de basuras, dificultando el paso de los peatones, informan los medios locales.

La situación es cada vez más complicada en Nápoles, en cuyas calles se amontonan unas 2.300 toneladas de residuos, según la cifra facilitada por el alcalde Luigi de Magistris.

Además, durante la noche del jueves, los bomberos realizaron alrededor de sesenta intervenciones para atender los pequeños incendios declarados en los montones de basuras que se acumulan desde hace días.

En las últimas horas también se han registrado incendios en otras localidades cercanas a la ciudad, como Castellamare di Stabia y Melito.

Luigi de Magistris advirtió de que existen riesgos para la salud de los vecinos de la ciudad italiana si no se soluciona pronto la nueva crisis de la basura y explicó que pedirá a las fuerzas del orden que realicen escoltas armadas a los camiones de basura para que puedan trabajar, ante los altercados por las protestas vecinales.

"La situación ambiental y sanitaria es grave. Existe un riesgo concreto para la salud de los ciudadanos", dijo el alcalde en una rueda de prensa en Nápoles que recogen los medios italianos.

También el presidente de la República, Giorgio Napolitano, alertó sobre la situación y pidió este jueves una "indispensable y urgente" intervención del Gobierno para favorecer el compromiso solidario de las regiones.
 



Recomienda esta nota: