25/06/2011

El mundo

Perú: violentos enfrentamientos dejan saldos de 5 muertos y 4 desaparecidos

Los choques se dan en el marco de la protesta en contra de las consesiones mineras que otorgó el gobierno nacional en la región fronteriza con Bolivia.

Los muertos por el enfrentamiento entre manifestantes que intentaban tomar el aeropuerto de Juliaca y la policía que los reprimió eran tres, pero a la noche esa cifra subió a 5. Entre los fallecidos hay una persona que recibió un balazo en el interior de su casa.

Medios locales citados por la agencia ANSA detallaron, además, que en el hospital Carlos Monje Medrano fueron atendidas alrededor de 35 personas, en su mayoría heridas de bala.

A la morgue del hospital ingresaron los cuerpos de Raúl Cancapa Huaricallo, de 38 años; Féliz Edwin Yrpanoca Turco, de 20; Petronila Coa Huanca y de una persona no identificada.

Grupos de manifestantes rodearon desde la mañana de ayer el aeropuerto Inca Manco Capac, de Juliaca, en la región de Puno, y atacaron el cerco perimetral, mientras otros lograron llegar a la pista de aterrizaje.

La policía reprimió esas movilizaciones y comenzaron los violentos enfrentamientos en la estación aérea y sus alrededores.

En ese marco, cuatro policías de la comisaría de Azángaro, que fue incendiada por los manifestantes antigubernamentales, fueron declarados anoche desaparecidos.

El sitio de internet del diario limeño El Comercio señaló que "la Central de Operaciones Policiales de Puno informó que manifestantes incendiaron la comisaría de Azángaro, en la que se encontraban solo 12 efectivos".

"En la violenta medida hay cuatro policías desaparecidos y las autoridades creen que estos han sido tomados en calidad de rehenes por los revoltosos", informó el portal.

Por su parte, el coronel Herbert Rosas, jefe de la XII Dirterpol Puno, declaró a la televisora Canal N que la turba de manifestantes estaba compuesta por alrededor de 200 personas.

También la radioemisora RPP informó que los manifestantes llegaron hasta el Banco de la Nación de Azángaro, en Puno, unos 1.300 kilómetros al sureste de Lima, y lanzaron piedras y prendieron fuego a la entidad financiera.

Hasta ayer, las revueltas habían estado concentradas hasta ahora en Puno, capital del departamento, y nunca se habían registrado muertes.

La agencia DPA consignó que estos graves hechos se dieron curiosamente después de que organizaciones de aymaras llegaran a un acuerdo con el Ministerio de Minas para que se cancele el proyecto de explotación de plata por parte de una empresa canadiense y para que cualquier trabajo al respecto sea consultado con las comunidades.

El presidente electo, Ollanta Humala, le pidió esta semana al mandatario Alan García que solucione los problemas pendientes y que no le deje sembradas "bombas de tiempo" para su gestión, que comenzará el 28 de julio.

 

 

 



Recomienda esta nota: