28/06/2011

El mundo

Crisis en Grecia: miles trabajadores inician una huelga por recortes salariales

La protesta se extenderá por 48 horas. El FMI exige ajustes para no dejar caer al país caer en default. Repudian también el alza de impuestos.

Miles de trabajadores griegos iniciaron este martes una huelga de 48 horas mientras el Parlamento debate una nueva serie de recortes salariales y alzas de impuestos cuya aprobación exige el FMI para no dejar caer a Grecia en default.
 
Vigilados por 5.000 policías desplegados en el centro de Atenas, miles de manifestantes se congregaron frente al Parlamento para repudiar el ajuste, que se suma a otro ya adoptado el año pasado que contribuyó a elevar el desempleo a un 16%.
 
Trabajadores de todos los ámbitos, desde médicos y choferes de ambulancia a obreros fabriles y actores, adhirieron o prometieron adherir al paro de dos días, la cuarta huelga general del año contra las medidas de austeridad y en reclamo de un nuevo rumbo.
 
Cientos de vuelos fueron cancelados o reprogramados por un paro de 4 horas de los controladores aéreos. Los trastornos se magnificaron por una huelga casi total del transporte público que se sintió sobre todo en Atenas, donde hubo grandes embotellamientos por la inusual cantidad de autos particulares.
 
Un grupo de trabajadores bloqueó el puerto del Pireo -el más importante de la zona Atenas y uno de los más activos del país- e impidió que zarparan los transbordadores, un medio de transporte vital en una nación con tantas islas como Grecia.
 
Los sindicatos, la mayoría de la sociedad y la oposición política rechazan el nuevo ajuste por 28.000 millones de euros y un programa de privatizaciones por otros 50.000 millones que los diputados debaten desde ayer.
 
Los acreedores de Grecia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE), exigen que el ajuste sea aprobado este mes para entregar a Grecia 12.000 millones de euros sin los cuales el país caerá en default en unos 15 días.
 
El dinero corresponde al quinto tramo de un préstamo de "rescate" de 110.000 millones de euros otorgado a Grecia el año pasado cambio de un primer ajuste que incluyó recortes salariales y de pensiones, aumentos de impuestos y suba de edad jubilatoria.
 
Además, este ahorro estricto es una condición indispensable para aprobar un segundo préstamo para Grecia de 120.000 millones de euros, al que darán el sí definitivo el próximo fin de semana los ministros de Finanzas de la UE.
 
 


Recomienda esta nota: