28/06/2011

El mundo

Costa Rica: polémica campaña de la Iglesia Católica contra fecundación in vitro

Utilizan a niños que "lamentan" que, para poder nacer, sus hermanos tuvieran que morir en un laboratorio.

La Iglesia católica de Costa Rica recurrió a una campaña publicitaria en la que utiliza a niños que "lamentan" que, para poder nacer, sus hermanos tuvieran que morir en un laboratorio, como parte de sus acciones para impedir la aprobación de la fecundación in vitro (FIV) en este país.

La campaña, trasmitida en radios de corte religioso, ha sido fuertemente criticada por grupos defensores de los derechos humanos y hasta por autoridades locales.

En uno de los anuncios, una voz de niña dice: "Hola. Soy Sofi, la tercera de tres hermanitos, y, aunque mis papitos me amen con todo su corazón, sé que para venir al mundo mis otros siete hermanitos murieron en un laboratorio".

Luego, una voz adulta señala: "¿Quién tiene derecho a decidir sobre la vida de los otros? ¡La fecundación in vitro atenta contra la vida!".

En otro, la misma niña cuestiona "Yo sí nací, ¿por qué mis hermanitos no?".

El ministro costarricense de Educación, Leonardo Garnier, dijo hoy a la emisora local ADN que las cuñas promovidas por la Iglesia católica son "grotescas" y "falsas", y que se sentía "impactado" por la campaña.

La fecundación in vitro subió a la palestra en Costa Rica luego de que en agosto del año pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamara la atención al país por la violación de los derechos de las parejas con problemas de infertilidad, pues esta técnica está prohibida desde 2000 debido a un fallo de la Sala Constitucional.

El informe de la CIDH recomendó al país centroamericano, el único de América donde este tratamiento no se realiza, a modificar esta situación para evitar un juicio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Desde entonces, el Gobierno trató de impulsar una nueva ley que abriera las puertas de nuevo a la FIV, pero el proyecto fue desechado por el Congreso días atrás.

El tema mantiene dividido al país pues la Iglesia católica y grupos evangélicos ejercen una fuerte presión para evitar que la fecundación in vitro sea permitida de nuevo.

Por ejemplo, la Iglesia católica dio una "capacitación" a profesores de religión de escuelas públicas el pasado fin de semana con el objetivo de "informar sobre la realidad científica de la técnica", según confirmó hoy el obispo de Cartago, José Francisco Ulloa.

Ulloa defendió ante periodistas la campaña en radio y aseguró que no tiene por objeto afectar la autoestima de los niños que han nacido gracias a la FIV, sino simplemente hacer que los adultos tomen conciencia de las consecuencias de esta técnica.

"Los anuncios no culpabilizan, dicen la verdad. Todos lamentamos que hayan muerto tantos niños... buscamos que la gente entienda que hay muertes en este proceso, muertes de embriones que tienen derecho a la vida", subrayó.

Sin embargo, la campaña ha generado una fuerte reacción en las redes sociales, donde ya se han organizado grupos que la critican, especialmente por el uso de la figura de los niños.

La filósofa Laurencia Sáenz, en un artículo de opinión divulgado por el diario local La Nación, considera que los mensajes publicitarios de la iglesia son una "manipulación de los sentimientos de los niños y de las parejas que aspiran al legítimo derecho de recurrir a la FIV".

La CIDH dio plazo a Costa Rica hasta el 31 de julio para contar con una legislación que contemple la fecundación in vitro, de lo contrario, elevará el caso a conocimiento de la Corte IDH para que enjuicie al país.

Sin embargo, el tema se mantiene estancado en el Congreso, donde los diputados están divididos a favor y en contra de la técnica. EFE

 


 



Recomienda esta nota: