02/11/2012

El mundo

Quejas en Nueva York por la deficiente ayuda tras el paso del huracán Sandy

Rescatistas y funcionarios enfrentan la evidencia de una destrucción generalizada causada por la tormenta. Muertes impresionantes.

La devastación que causó el huracán Sandy en Nueva York se amplía mientras crece la disconformidad ciudadana por la deficiente atención que recibieron las víctimas.

El total de muertos en una de las mayores tormentas que ha golpeado a Estados Unidos aumentó en un tercio sólo el jueves, a 98. En Nueva York, 40 personas perdieron la vida, la mitad de ellas en Staten Island, que fue inundada por un muro de agua el lunes.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, y el administrador adjunto de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés), Richard Serino, planeaban visitar Staten Island el viernes en medio de acusaciones airadas de algunos sobrevivientes que la zona había sido ignorada.
 
Las escenas de víctimas furiosas de la tormenta a cuatro días de las elecciones generales podrían complicar las cosas para los políticos, desde el presidente Barack Obama a los gobernadores y alcaldes de la región más poblada de Estados Unidos. Obama visitó Nueva Jersey el miércoles y ha recibido elogios por su manejo de Sandy.
 
"Se olvidaron de nosotros", dijo Theresa Connor, de 42 años, diciendo que su vecindario de Staten Island había sido "aniquilado". "Y (el alcalde Michael) Bloomberg dijo que Nueva York está bien. ¡La maratón está en marcha!", agregó
 
La furia ha ido en aumento en Nueva York por la decisión de Bloomberg de proceder con la mayor maratón del mundo el domingo, prometiendo que el evento -que atrae a más de 40.000 corredores- no desviará recursos de las víctimas de la tormenta.
 
"Si trasladan a un socorrista de primera respuesta de Staten Island para cubrir esta maratón, voy a gritar", dijo el concejal de la ciudad de Nueva York James Oddo en su cuenta de Twitter. "Tenemos personas sin hogar y sin esperanza en estos momentos", agregó.
 
"No hay nada más precioso para la gente que sus casas. Allí es donde están sus familias, sus recuerdos y las posesiones de sus vidas, y también hay una sensación de seguridad en el hogar", dijo el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, a última hora del jueves.
 
"Esa sensación de seguridad fue violada con el agua entrando a las casas de la gente a una gran velocidad y con la gente teniendo que literalmente nadar, trepar y saltar por sus vidas", dijo.
 
El costo financiero de la tormenta promete ser exorbitante. La compañía de cálculos de desastres Eqecat estima que Sandy dejó pérdidas aseguradas por hasta 20.000 millones de dólares y 50.000 millones de dólares en pérdidas económicas, el doble de su proyección anterior.
 
Cerca de 4,5 millones de hogares y negocios en 15 estados de Estados Unidos todavía están sin electricidad, a la baja desde un máximo histórico de casi 8,5 millones.


Recomienda esta nota: