23/11/2012

El mundo

No quisieron vender la casa y viven en medio de una autopista

Una pareja de ancianos chinos no aceptaron la indemnización y ahora están en medio de la ruta sin luz ni agua.

El matrimonio Boagen, habitantes de la provincia china de Zhejiang se negaron a abandonar su hogar de la zona de Wenling a cambio de una recompensación económica de una empresa constructora que les ofrecía a todos los residentes de la zona abandonar sus casas para la construcción de una autopista que se dirige a una estación de trenes.

La casa de los ancianos quedó en medio de la autoposta sin acceso a la luz ni a la electricidad. Los automovilistas que se dirigen a la estación de trenes deben esquivar la casa.

La pareja asegura que fueron víctimas de hostigamientos por parte de la constructora y que el dinero que se les ofrecía no era suficiente para encontrar una nueva casa, lo que llevó a tomar la decisión de no abandonar el lugar.

Hasta el momento siguen las negociaciones con la pareja para que logre abandonar la casa.



Recomienda esta nota: