26/11/2012

El mundo

Los científicos estudian las profecías mayas

Ante la inminente llegada del fin del mundo postulada por esta antigua civilización, una astrónoma nos explica algunos puntos.

La astrónoma e investigadora mendocina Beatríz García analiza ciertos aspectos de la profecía maya que anuncia la llegada del fin del mundo para el último mes de este 2012. 

Ante la fuerza que cobran las teorías apocalípticas de esta milenaria civilización en la actualidad, la científica independiente que trabaja en la subsede del Instituto de Tecnología en Detección y Astropartículas de Mendoza (ITEDAM-CONICET), describe a los Mayas como una cultura dotada de conocimientos astronómicos.

"No anunciaban profecías, sino que a través de la observación y del cálculo, predecían sucesos naturales periódicos tales como eclipses o las fases de la Luna o Venus", explica.
 
Los Mayas utilizaban más de un calendario: uno de cuenta corta y otro de cuenta larga. El primero, de 365 días, era utilizado para la vida cotidiana y se basaba en las posiciones aparentes del Sol a lo largo de un período completo de traslación de la Tierra en su órbita.
 
El calendario de cuenta larga era de 144 mil días: "Servía para destacar fechas importantes que necesitaban un registro permanente y les permitía hacer cálculos y establecer hitos hacia el futuro y hacia el pasado", asegura García.
 
Para la denominación maya un día era un kin, 360 días eran un tun y 144 mil días eran un baktun. El próximo 21 de diciembre culmina el baktun 13.
 
García sostiene que el estudio pionero de la astrónoma Maud Makemson sobre la Cuenta Larga en 1947, fue posteriormente reinterpretado "de la peor manera y transmitido a la gente sin ningún tipo de filtro".
 
En 1966 el antropólogo Michael Coe asoció el fin del baktun con la llegada del Armagedón. "Según Coe, parte de su análisis está basado en el paper de Makemson, pero en ese artículo de 1947 no se infiere el fin del mundo para el cierre del ciclo 13 baktun", explica García.
 
La investigadora advierte que varios textos al hablar de las profecías son presentados como de carácter científico. "Esto no sería un problema si se los catalogara como ficción pero la ciencia se basa en la verificación de sus predicciones", dice.


Recomienda esta nota: