06/09/2013

El mundo

Obama dirigirá un mensaje al respecto de Siria el próximo martes

El presidente de los Estados Unidos realizará una serie de anuncios por la televisión de su país, lal regresar de la cumbre del G20.

 El presidente de EEUU, Barack Obama, dijo hoy que sigue convencido de la necesidad de lanzar un ataque militar contra Siria por el uso de armas químicas, y señaló que el próximo martes 10 de septiembre dirigirá un mensaje a los estadounidenses acerca de esa crisis.

 
Obama subrayó que "debe haber una respuesta firme y debe haber medidas serias" para castigar al régimen de Bachar al Asad, pues las armas químicas son un peligro para toda la región, en una rueda de prensa al término de la cumbre del G20 en San Petersburgo.
 
"Seguimos pensando que el régimen de Al Asad ha usado esas armas, y es una tragedia. También es una amenaza para los países vecinos y para todo Oriente Medio porque pueden caer en manos de grupos insurgentes", afirmó Obama.
 
El presidente de EEUU afirmó que ha tratado sobre el asunto ayer y hoy con sus colegas del G20, y que continuará en los próximos días tratando de buscar apoyos para una intervención armada.
 
Aunque reconoció que algunos de sus colegas quieren un aval del Consejo de Seguridad de la ONU, y dijo que respeta a quienes piensan que es inaceptable un ataque sin este beneplácito, agregó que dada la inacción del Consejo este principio no puede aplicarse en este caso.
 
"El Consejo de Seguridad de la ONU prácticamente está paralizado para una decisión sobre la cuestión siria", señaló Obama, en alusión a la postura de Rusia y China contraria a una intervención en Siria.
 
Aseguró que la mayoría de los países del G20 acusan a Damasco de haber usado armas químicas, aunque Rusia no está de acuerdo.
 
Una acción contra Damasco sería "una señal para todas las naciones de que no queremos vivir en un mundo así", señaló y dijo que se deben cumplir las normas internacionales.
 
Obama no quiso responder directamente a la pregunta de si ordenará un ataque en el caso de que el Congreso de EEUU no dé su visto bueno, y solo dijo confiar en que recibirá la luz verde.



Recomienda esta nota: