27/09/2013

El mundo

La justicia española investiga a los padres de la niña que apareció muerta

La nena era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos, por lo que crecen las sospechas sobre sus padres adoptivos.

 Pasaron varios días desde que se conoció la noticia, pero la conmoción permanece instalada en Santiago de Compostela y en toda España. Es que el crimen de Asunta Basterra Porto, de 12 años de origen chino, está lleno de interrogantes y complicaciones. La niña era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos maternos, y ahora la Justicia investiga a sus padres adoptivos como presuntos autores del hecho.

 
La pequeña, de acuerdo a la autopsia, falleció tras ser sedada y asfixiada. Los análisis han determinado que fue drogada con diazepan, un gran depresor del sistema nervioso central con propiedades sedantes, ansiolíticas, amnésicas y anticonvulsionantes, un medicamento que habitualmente tomaba su madre, quien es abogada.
 
Rosario Porto y Alfonso Basterra, padres de Asunta, están detenidos e imputados por presunto homicidio. La mujer declaró hoy ante la Justicia, quien decretó la prisión sin finanza para la mujer. Mientras que el hombre, que es periodista, debe declarar en las próximas horas, informó el diario "El Mundo".
 
El cadáver de Asunta Basterra Porto fue hallado el pasado domingo en una pista forestal de Teo, municipio cercano a la capital gallega, después de que sus progenitores denunciaran su desaparición. La pareja adoptó a la niña cuando apenas tenía un año. 
 
Los investigadores, en tanto, han sumado una sospecha más: los dos abuelos que eligieron a la niña como heredera de sus bienes murieron con apenas siete meses de diferencia. Ahora, con el caso de la niña, se especula que también se investigarán las muertes de los abuelos.



Recomienda esta nota: