28/09/2013

El mundo

El Papa pidió a gendarmes del Vaticano erradicar los chismes

El Sumo Pontífice pronunció una homilía para el Cuerpo de Gendarmería Vaticana y los instó a "nunca abrir los oídos a los chismorreos".

El Papa Francisco pronunció una homilía durante la misa para el Cuerpo de Gendarmería Vaticana, en la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos, con ocasión de la fiesta de los gendarmes, San Miguel Arcángel. Allí, previno ante una guerra civil y espiritual interna en el seno del Vaticano.  "Es una guerra que no se hace con las armas, que conocemos, se hace con la lengua", sostuvo el Sumo Pontífice.

 
"Pidamos a San Miguel que nos ayude en esta guerra: nunca debemos hablar mal uno del otro, nunca abrir los oídos a los chismorreos", agregó Francisco, según informa Radio Vaticano.
 
El pontífice instó también a los gendarmes a intervenir para evitar este tipo de actividades. Les sugirió, a su vez, que cuando vean un comportamiento así digan: "Aquí no se puede: salga por la puerta de Santa Ana (que da entrada al Vaticano), vaya fuera y chismorree allí. Aquí no se puede".
 
Para el Papa, el chismorreo, de hecho, debe convertirse en una "lengua prohibida" en el Vaticano, porque "genera el mal". Una maldad que ha resumido: "Digo así, para todos, también para mí, para todos", porque "es una tentación que al diablo le gusta mucho: aquella contra la unidad, cuando las insidias van contra la unidad de que los que viven y trabajan en el Vaticano".

 




Recomienda esta nota: