28/12/2013

El mundo

La cifra de bebés chinos fallecidos aumentó a 12, tras ser vacunados de Hepatitis B

La muerte de otro recién nacido en China, tras ser vacunado, aumentó la cifra y ya creó una preocupación mayor entre las autoridades sanitarias.

En las últimas 24 horas se sumó la muerte del recién nacido número 12, luego de ser vacunado contra la Hepatitis B, con una cepa producida por una empresa local. Las muertes se vienen sucediendo desde el mes de noviembre, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició una investigación.
 
El último caso se ha registrado en la ciudad de Lingao, en la isla meridional china de Hainan, y es el tercer niño fallecido que fue inoculado con una vacuna de la farmacéutica pequinesa Beijing Tiantan, detalló la agencia oficial Xinhua.
 
Cuatro fallecimientos más se produjeron después de que los niños fueran inoculados con un producto similar manufacturado por BioKangtai, la mayor productora china de vacunas para la hepatitis B, con sede en la ciudad meridional de Shenzhen.
 
Otros casos son sospechosos de estar vinculados a la firma Dalian Hissen, en el noreste del país, que ha detenido la fabricación de sus vacunas a la espera de inspecciones de calidad.
 
La representación de la OMS en China expresó su preocupación por estos casos y señaló que se uniría a las investigaciones de las autoridades sanitarias chinas en torno a las vacunas de hepatitis B, tras informarse las muertes de niños poco después de ser vacunados en al menos ocho divisiones administrativas del país asiático.
 
El programa de inmunización nacional exige que la vacuna de hepatitis B sea aplicada a las 24 horas del nacimiento, y de nuevo al primer y al sexto mes.
 
Las autoridades sanitarias chinas aseguraron esta semana que aún hay autopsias por concluir y que continúa la investigación para precisar las causas de los fallecimientos.


Recomienda esta nota: