30/12/2013

El mundo

"Las heridas duelen, y más cuando no se las trata con ternura"

Así se expresó el papa Francisco al referirse al noveno aniversario de la tragedia en el boliche Cromañón.

El papa Francisco envió ese mensaje con motivo del 9º aniversario de la tragedia en el boliche del barrio de Once y lo transmitió el presidente de la Comisión Episcopal, Jorge Lozano, luego de la misa en la Catedral porteña.

 

"En estos días en que se renueva la esperanza no puedo olvidar a los chicos de Cromañón, a sus padres y a sus familiares. Sé que vos estás muy cercano a ellos y por eso te pido que les hagas llegar mi recuerdo y mi cercanía", leyó monseñor Lozano tras la misa que ofició el arzobispo porteño, Mario Poli.

 

Bergoglio señaló en su misiva que "las heridas duelen y más todavía cuando no se tratan con ternura".

 

"Mirando a Jesús niño, todo ternura, pido para con todos ellos esta actitud: que sepamos tratar con cuidado y ternura todas las heridas. Están allí: no es posible esconderlas ni negarlas. Sólo una tierna caricia desde nuestro corazón, con silencio y respeto puede aliviar", afirmó el Papa.

 

Luego expresó que "como la máxima ternura es la de Dios pidámosle a Él que a cada uno les acerque su consuelo cálido de padre y nos enseñe a todos a no quedarnos solos sino a seguir buscando la compañía de los hermanos".

 

"A vos y a ellos les deseo una santa Navidad. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí", pidió el papa Francisco.

 



Recomienda esta nota: