10/10/2014

El mundo

Queman vivas a siete personas acusadas de practicar brujería en Tanzania

El hecho con resonancias medievales fue realizado por una muchedumbre armada que buscó a las víctimas en sus casas para prenderles fuego. Rituales saguinarios.

Alrededor de 13 personas fueron detenidas recientemente por la policía de Tanzania, acusadas de llevar a cabo esta semana una violenta matanza de ancianos, a los cuales lincharon y arrojaron a las llamas por practicar brujería, un hábito que parece estar muy extendido en ese país y que genera una problemática presuntamente vinculada a la realización de rituales que incluyen sacrificios humanos.


El linchamiento ocurrió el pasado martes en la localidad de Murufiti, en el noroeste del país, cuando un grupo de jóvenes armados fueron casa por casa en busca de los sospechosos, todos ellos ancianos.

"Atacaron y golpearon a los sospechosos antes de echarlos al fuego y quemar sus casas", explicó el comandante de la Policía regional, Mohammed Jafari, citado por el diario tanzano The Guardian.

Además, informó de que la Policía ya detuvo al menos a 13 personas relacionadas con este "macabro asesinato" e insistió en que "no descansará" hasta que todos los culpables sean llevados ante la justicia.

Los atacantes también prendieron fuego a cerca de 18 casas que pertenecían a los fallecidos, detalló el funcionario policial.

 


Ahora, muchos residentes de la aldea abandonaron sus casas por miedo a ser acusados de brujería o de ser detenidos por la Policía como sospechosos de estos crímenes.

En Tanzania, la brujería no solo se practica en las zonas rurales, sino también en las ciudades, donde se emplea, entre otros usos, para provocar un maleficio a modo de venganza contra un adversario o enemigo.

El pasado año, Naciones Unidas denunció el preocupante incremento en Tanzania de asesinatos y mutilaciones de albinos, incluidos niños, a quienes se desmembra en vida en rituales relacionados con la brujería.

 

Por su parte, en 2012, una ONG tanzana, el Centro Jurídico y de los Derechos Humanos (LHRC) estimó que unas 3.000 personas acusadas de brujería, sobre todo ancianas, fueron linchadas entre 2005 y 2011 en Tanzania.

"Un promedio de 500 personas de la tercera edad, en particular ancianas con enrojecimiento en los ojos, pierden la vida cada año en Tanzania, acusadas de ser brujas", afirmó el LHRC en un informe. Según la ONG, las creencias populares afirman que los llamados ojos rojos son una señal de brujería.  Otras de las víctimas de este tipo de creencias, bastante extendidas en las regiones fronterizas entre Tanzania y Burundi, son los albinos.

 

Fuente: minutouno.com  tn.com.ar




Recomienda esta nota: