01/01/2010

El mundo

Una posada es arrasada en Angra dos Reis

Siguen las lluvias y los deslizamientos de tierra en Brasil. Ya hay más de 50 muertos.

Una posada turística de la localidad carioca de Angra dos Reis en la que se supone que había unas 40 personas quedó enterrada en gran parte cuando, por las intensas lluvias que golpean a la región, se desprendió una ladera de uno de los cerros de Ilha Grande.

El deslave dejó por lo menos 19 muertos, con lo que ya son más de 50 los fallecidos como consecuencia de las lluvias en Río de Janeiro.

La ladera se desprendió completamente en la madrugada de hoy, arrastrando árboles y enterrando parte de la posada de lujo Sankay y tres casas que estaban alquiladas a turistas por el Año Nuevo.

Las playas del municipio de Angra dos Reis, al sur del Estado de Río, son uno de los destinos favoritos de turistas brasileños y extranjeros.

Oficialmente se confirmó la muerte de 19 personas, aunque los bomberos de la zona creen que la cifra de víctimas podría escalar hasta 40.

En un comunicado, el gobierno carioca explicó que "como las casas y la posada están debajo de toneladas de lodo, el rescate es más difícil, porque no es posible usar equipamiento pesado para no correr el riesgo de que ceda el terreno".

En el centro de la ciudad de Angra dos Reis, otro deslizamiento enterró varias casas y dejó al menos 11 muertos.

La municipalidad de Angra dos Reis decretó el estado de calamidad y luto oficial por tres días. Y la ciudad de Río de Janeiro está en estado de alerta ante la posibilidad de nuevos deslizamientos de tierra.



Recomienda esta nota: