28/11/2015

El mundo

Un niño debía cometer un ataque suicida pero se entregó a la policía

El chico de 12 años era entrenado por un grupo de talibanes en el Medio Oriente, precisamente en Afganistán. La vida entre la pobreza y la guerra es una realidad para los niños de ese país.

Un niño de 12 años que era entrenado por supuestos talibanes con el objetivo de cometer un ataque suicida, se entregó a la policía e Afganistán luego de escapar del centro de entrenamiento donde estaba detenido. 

El niño había sido vendido por un padres por unos 10 mil dólares, en la provincia de Faryab. De acuerdo al relato de la Policía el niño aprendía sobre  manejo de explosivos junto a otros seis niños y le indicaron que debía detonar los dispositivos en las oficinas gubernamentales. 

En los últimos años, los casos de menores alistados por talibanes se han vuelto una constante en el país. En marzo de 2013 dos niños murieron por la detonación de un chaleco de explosivos en l centro de entrenamiento. 



Recomienda esta nota: