19/12/2016

El mundo

Mitos y Leyendas

Con una prueba de ADN revelaron el origen del chupacabras

Se realizaron en doce cuerpos encontrados y los resultados fueron decepcionantes para los creyentes de la leyenda.
Con una prueba de ADN revelaron el origen del chupacabras | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Buscan una explicación científica.

Historias sobre monstruos han existido en todos lugares y épocas, pero pocas han alcanzado fama mundial como lo ha hecho el chupacabras. Ahora, un investigador estadounidense se dio a la tarea de analizar los relatos, videos e incluso el ADN de este misterioso animal para explicar científicamente su procedencia.

La investigación fue realizada por Benjamin Radford, del Comité para la Investigación Escéptica de EE.UU., quien se interesó de lleno por este mito cuando comenzaron a aparecer supuestos cuerpos de la criatura a principios de la década del 2000 en el estado de Texas.

Se realizaron pruebas de ADN a doce cuerpos encontrados y los resultados fueron decepcionantes para los creyentes de la leyenda: los cuerpos eran de perros, coyotes o mapaches, e incluso uno de ellos era un pez.

"El primer monstruo de internet"

Radford indica que el mito del chupacabras se explica, en parte, por los arraigados sentimientos antiestadounidenses en América Latina, la popularización en esos años de la Red y, curiosamente, por el filme de ciencia ficción 'Species (Especie mortal)'.

La película fue estrenada en 1995, el año en el que se produjo el primer avistamiento del ser, en Puerto Rico. Su trama habla de unos experimentos científicos secretos del gobierno estadounidense, que acaban generando una criatura que coincide con la primera descripción del chupacabras. Se da la casualidad de que el film fue rodado parcialmente en ese mismo país caribeño.

"Diría que el chupacabras es el primer monstruo de internet" dijo Redford.

El chupacabras es considerado responsable de la muerte de ganado, al cual supuestamente succiona la sangre a través de unas perforaciones en el cuello.

"No hay ninguna razón para creer que exista algo extraordinario en los ataques al ganado", concluye Radford.




Recomienda esta nota: