21/01/2017

El mundo

En un intento de reconciliación, Trump visitó la CIA y negó tensiones

El presidente de Estados Unidos aseguró que la prensa "hizo parecer que yo tenía un problema con la comunidad de inteligencia”. "Estoy con ustedes, 1.000%", dijo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realizó este sábado su primera visita oficial a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en un intento de reconciliación de las tensiones que surgieron tras su victoria.

 

Trump fue efusivo con sus elogios y dijo a los funcionarios, que interrumpieron sus horas libres para reunirse con él, que los amaba y que contaban con su apoyo. "Estoy con ustedes, 1.000%", les dijo Trump. "Los quiero y los respeto", insistió el flamante presidente, de pie delante de la famosa pared en la que están grabadas las estrellas que representan a los agentes caídos en sus funciones. "No hay nadie que tenga sentimientos más fuertes sobre la comunidad de inteligencia y la CIA que Donald Trump, no lo hay", aseguró.

 

Como ya hizo durante su campaña electoral, Trump volvió a atacar a los medios de comunicación, y afirmó que los periodistas que escriben sobre él "son algunas de las personas más deshonestas que existen en la tierra".

 

De acuerdo con el nuevo mandatario, la prensa "hizo parecer que yo tenía un problema con la comunidad de inteligencia. Y solo quiero que sepan que ustedes son la primera visita que hago, es exactamente lo opuesto".

 

Las relaciones entre Trump y la comunidad de inteligencia se tensaron inmediatamente después de la elección presidencial de noviembre, cuando varias de esas agencias indicaron que Rusia había interferido en la campaña para ayudar al polémico millonario.

 

Pero esa tensión se convirtió en abierta hostilidad después de que se filtraran a la prensa unos supuestos documentos de inteligencia que sugerían que Rusia podría chantajear a Trump, ya que poseía videos de fiestas del millonario con participación de prostitutas.

 

Trump llegó a sugerir que la propia inteligencia estadounidense había filtrado esos documentos a la prensa, y en respuesta el director de la CIA, John Brennan, dijo a una red nacional de televisión que el presidente debía ser más "disciplinado" con sus palabras.

 

En el llamado "Day-One" (Día Uno en funciones) Trump participó de un oficio religioso, que forma parte de los actos formales de asunción. El mandatario acudió acompañado de la primera dama Melania, el vicepresidente Mike Pence y su esposa Karen.

 

Un comunicado oficial dijo que más de dos docenas de líderes religiosos de diferentes creencias participaron en el servicio que se extendió por una hora, en la Catedral Nacional de Washington.  

 

Entre los líderes religiosos estaban Alveda King, sobrina de Martin Luther King, y el pastor Darrel Scott, quien integró el equipo de transición de Trump.       




Recomienda esta nota: